Las ganancias del tablero son propiedad de Anderson Varejao. El centro brasileño de Cleveland y líder en rebotes de la NBA proyecta culminar la temporada 2012-13 con una elevada cifra que no se ve desde hace casi dos décadas.

El oriundo de Santa Teresa promedia 14.9 rebounds en cada uno de los 21 encuentros de los que ha tomado parte y totaliza 313, de éstos, 123 son a la ofensiva. De seguir a ese paso, culminaría en el rango de 1,221, cantidad sin precedentes desde que Dennis Rodman registrara 1,367 en 1993-94.

Sólo para imaginar de lo que sería capaz de alcanzar el atleta de 2.11 metros, éste superaría en total de rebotes en una campaña lo que alguna vez tuvieron Dikembe Mutombo, Hakeem Olajuwon o Kareem Abdul-Jabbar.

Pablo Viruega, comentarista de ESPN Deportes, explica en charla con El Economista que una de las claves de Varejao es la energía que muestra sobre la duela.

No es de los hombres altos que tienen un físico impresionante, no es como Dwight Howard, Tyson Chandler o Zach Randolph. Con la energía con que juega, logra dominar en la pintura, por eso se ha consolidado como el mejor , afirma Viruega.

En la evolución del amazónico, Pablo realza cualidades a la ofensiva (14.8 puntos por partido). Tiene debilidades en el tiro, pero desarrolla muy bien el pick and roll. Puede pelear en la pintura, tiene movilidad para ganarles a los de su posición, maneja bien la pelota para asistir a sus compañeros .

El experto enfatiza que Varejao, de 30 años, brinda segundas oportunidades a la ofensiva de Cavs, eso se manifiesta a través de la diferencia en la media de rebotes por juego que lo separan de otros elementos, es decir, 2.0 en rebotes ofensivos y 1.3 en defensivos respecto de Kevin Love.

Militar en Cavaliers no le abre muchas alternativas para lograr un título. La prensa estadounidense cree que para quien se agenciará 8.3 millones de dólares, Boston o Milwaukee serían buenas opciones.

[email protected]