Hace seis meses, durante el draft del futbol mexicano previo al inicio del Apertura 2015, Jürgen Damm era considerado un prospecto de club Pachuca. El mediocampista había llamado la atención de Roma y Chelsea, pero las pretensiones económicas de los Tuzos impidieron su salida al futbol europeo; hasta que llegó Tigres y desembolsó siete veces más (10 millones de dólares) el valor del jugador, que a los 22 años apenas superaba el millón de dólares (1.3).

Fue suficiente un torneo, 21 partidos, un gol y tres asistencias, convocatorias a selección nacional mayor, además del título de campeón con los felinos, para que Damm incrementara su valor en 230 por ciento. Ahora es el quinto futbolista más valorado del balompié nacional, y si alguien quiere sus servicios, Tigres ya le puso precio: 15 millones de billetes verdes.

Así como Jürgen, 10 futbolistas más incrementaron su cotización durante el último torneo.

El Economista presenta al equipo que mejor se revaloró, entre rendimiento, fichajes y prospectos, el 11 ideal suma 32.2 millones de dólares de valor, 14.2 millones más que su evaluación financiera anterior inmediata.

Las promesas que necesitan salir de la Liga

Actualmente, Damm y Carlos Salcedo con los futbolistas más prometedores del futbol mexicano, también los son para los clubes europeos, quienes en diversas ocasiones han presentado ofertas de fichajes por los jugadores.

El defensa central de Chivas llegó hace un año al futbol mexicano, tras jugar tres años en la MLS. Transfermarkt, el sitio especializado de transferencias deportivas, para entonces no le asignaba valor alguno, pero con dos torneos en Guadalajara, la titularidad asegurada, además de los títulos de Copa MX y el boleto a Juegos Olímpicos con la selección mexicana sub-23, actualmente ostenta un valor de 3.8 millones de dólares, que lo colocan entre los 10 futbolistas del torneo mejor valorados y con tan sólo 22 años.

El caso de ambos futbolistas destacan porque son los que más se revaloraron, los más jóvenes (no superan los 23 años de edad) y con opciones de migrar al futbol europeo. Sin embargo, en comparación con jugadores mexicanos que a su misma edad ya se encontraban en ligas extranjeras, la Liga MX limita el crecimiento de la cotización de Damm y Salcedo.

Por ejemplo: Javier Hernández a los 23 años ya jugaba su segunda temporada en Manchester United y llegó a cotizarse en 21.8 millones de dólares. Lo mismo pasó con Andrés Guardado, que ya tenía tres años de experiencia en Deportivo La Coruña y su carta alcanzaba un valor de 13.1 millones de dólares.

Un título ayuda a revalorizar

El cuarto campeonato de los Tigres, además de su participación en la final de la Copa Libertadores ayudó para que cuatro de sus elementos se encuentren en el equipo ideal. El caso más significativo lo protagonizó Javier Aquino, que tras su aventura en el futbol europeo aceptó la oferta de los regios para volver a la Liga MX, donde adquirió el rol estelar que nunca pudo alcanzar en Europa, lo que le ayudó a revalorizarse 1.1 millones de dólares más.

También se suman Nahuel Guzmán y Jorge Torres Nilo, que su constancia en el campo con los Tigres les valió para tener el crecimiento de valor más grande durante el último torneo.

El equipo también lo conforman futbolistas que despuntaron durante el Apertura 2015, que se hicieron protagonistas o que su fichaje ayudó a su mejor cotización.

Así, Ismael Sosa y Fidel Martínez fueron retribuidos por el liderato general que alcanzaron con Pumas y la buena campaña que estuvieron a punto de coronar con el título, aunque la hazaña no llegó; también Gabriel Peñalba registró un aumento de 116% de su última cotización, caso similar que Leiton Jiménez, que creció 100% su valor, gracias a su fichaje con Tijuana.

Finalmente, Fernando Uribe se benefició del poderío económico del mercado mexicano y su irrupción en el equipo se debe a los 4.9 millones de dólares que Toluca pagó por sus servicios, lo que también ayudó a que su valor pasara de 655,000 dólares a 2.5 millones de billetes verdes.