Estados Unidos no está en conversaciones para boicotear los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing-2022 con sus aliados, anunció este miércoles la Casa Blanca.

"No hemos tenido discusiones y no estamos discutiendo ningún boicot con aliados y socios", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Psaki dijo que Washington estaba hablando con aliados "para definir nuestras preocupaciones comunes y establecer un acercamiento común, pero no hay una discusión en marcha sobre un cambio en nuestros planes respecto a los Juegos de Beijing".

Más temprano, el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos (USOPC) reafirmó su oposición a boicotear los Juegos de Beijing-2022, saliendo al paso de presiones de parte de la política interna estadounidense.

Los boicots de los deportistas "han demostrado tener consecuencias negativas en los atletas, dado que no responden satisfactoriamente a los problemas internacionales", dijo Susanne Lyons, presidenta del USOPC.

"Para nuestros deportistas su único sueño es representar a Estados Unidos y nosotros los apoyamos", agregó Lyons. "No creemos que los jóvenes atletas de Team USA deban ser utilizados políticamente".

Sin embargo, hasta ahora la administración del presidente Joe Biden había mantenido la puerta abierta para boicotear los Juegos Olímpicos de Invierno sin anunciar ninguna dirección firme.

Y el martes, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que era "algo que ciertamente deseamos discutir", cuando se le preguntó si Estados Unidos consideraría un boicot junto con sus aliados.

"Entendemos que un enfoque coordinado no solo será de nuestro interés, sino también de nuestros aliados y socios", había añadido, sin revelar una posición.

Aunque luego pareció dar un paso atrás en la idea de un boicot al señalar que "Estados Unidos no tiene nada que anunciar sobre los Juegos Olímpicos de Beijing".

China está enfrentando presiones internacionales por diversos temas, entre ellos los que observadores de derechos que denuncian el encarcelamiento masivo y el adoctrinamiento de más de un millón de uigures y otras personas, en su mayoría musulmanas, en la región de Xinjiang.

La superpotencia asiática ha denunciado los llamamientos al boicot y niega el genocidio de los uigures, diciendo que está proporcionando formación profesional a las minorías para reducir el atractivo del extremismo islámico.

Está previsto que los Juegos de Invierno de Beijing-2022 comiencen el 4 de febrero próximo, seis meses después de los Juegos de verano de Tokio-2020, que debido a la pandemia se postergaron para julio y agosto de 2021.