Es el Ritz-Carlton Hotel, lugar donde están los directivos de nueve organizaciones para elegir a los mejores prospectos del futbol americano. Se concentran en ese edificio después de haber recopilado información de 90 jugadores a través de periódicos, visitas a colegios y recomendaciones. Así se vivió en el año 1936 el primer draft de la NFL.

El evento se realizó en 10 rondas y no contó con cobertura de televisión, radio o medios impresos, porque en los años 30 el futbol americano no era un deporte popular. Nada que ver con la importancia que actualmente tiene.

Para la edición número 83 serán transmitidos los tres días del draft por NFL Network, ESPN y Fox Sports. En los últimos tres años, la primera ronda, en promedio, la sintonizaron 9.9 millones de personas, es decir, 3% de la población en Estados Unidos.

En tanto que la audiencia promedio el año pasado fue de 4.6 millones de espectadores (tres días) y se convirtió en el programa más visto por televisión de paga en esa semana. El draft de la NBA fue visto por 3.4 millones de personas el primer día (2017).

Brian McCarthy, vocero de la NFL, indicó para Fox Business que el draft de la NFL dejó de ser una reunión de negocios y pasó a convertirse en uno de los eventos más esperados.

La sede para este año es el AT&T Stadium y será la primera ocasión que se realice en un estadio. Los boletos no tienen costo y se reparten vía sorteo a los aficionados que previamente se registraron. En febrero se informó que en los primeros días inscribieron 100,000 personas de todo el país, lo que significaba un aumento de 11% respecto al año previo. La mayoría provenía de Texas, Pennsylvania, California, New Jersey y Oklahoma. El número de entradas que se repartieron fueron 200,000.

Además, se generó un área exclusiva en la que seleccionaron a 50 seguidores de cada franquicia y alrededor del estadio estará el festival NFL Draft Experience, en un espacio que equivale a 26 canchas de futbol.

La NFL se ha ocupado por hacer crecer el evento. Roger Goodell, comisionado de la NFL, declaró que Philadelphia llevó el draft a otro nivel y esta ocasión Dallas les permitiría continuar con la evolución el evento. Tan sólo en asistencia registraron 250,000 en los tres días, los cuales provenían de 42 de las 50 entidades, y el impacto económico fue de 94.5 millones de dólares.

Texas Association of Business estimó que la derrama económica será de 100 millones de dólares, en tanto que en las ediciones anteriores se promedió 85.3 millones de dólares.

De los 81 jugadores que se seleccionaron en la primera edición del draft de la NFL, fueron 24 los que permanecieron en la Liga; el resto optó por otras profesiones en las que los salarios eran más altos. El salario mínimo para un jugador novato en la NFL es de 480,000 dólares (2018), mientras que el salario promedio anual para un trabajador estadounidense es de 44,564 dólares, según datos de Bureau of Labor Statistics.

yesme.cortes@eleconomista.mx