Dos maneras diferentes de ver al futbol chocarán por el título de la Liga de Campeones de Europa. Inter de Milán y Bayern Múnich, dos clubes que entienden al balompié de forma desigual dentro y fuera de la cancha, definirán en el Santiago Bernabeu qué proyecto deportivo y económico se afianza como el mejor del planeta.

El club italiano y el conjunto alemán no sólo divergen en su funcionamiento en el terreno de juego, donde el primero aplicó el catenaccio­ italiano para llegar a la final europea, mientras que el segundo busca tener como esencia un futbol más vertical, además su forma de generar ingresos es completamente diversa.

En cuanto a las entradas económicas, los bávaros tienen una ventaja sobre el conjunto que dirige José Mourinho. De acuerdo con datos proporcionados a El Economista por SPORT+MARKT, el equipo teutón obtiene 289.5 millones de euros al año, cifra que supera por casi 100 millones los 196.5 millones de euros de los italianos.

Los alemanes tienen en el marketing a su mejor aliado. El 54% de sus ingresos, resultado que asciende a los 160 millones, es generado por los patrocinios comerciales, mientras que para el Inter este renglón sólo representa 26% de sus ganancias anuales.

El mejor ejemplo es la manera en la que el club de la ciudad de Manchen promueve su camiseta. El Bayern gana en concepto de patrocinios por su playera 20 millones de euros, casi el doble de los 11.5 millones que genera el Inter.

En cambio, el club de la Serie A obtiene la mayor cantidad de fondos en los derechos de televisión. El campeón de Liga y Copa de Italia consigue 115.7 millones de euros en este apartado, algo que iguala 60% de sus ingresos; en tanto, el Bayern sólo genera 25% de sus ganancias de este apartado.

En otro sector en el que los bávaros aventajan a los italianos es en el apoyo de sus seguidores en su estadio. Los alemanes han vendido 100% de sus entradas en las últimas tres entradas, para alcanzar ingresos cercanos a los 60.6 millones de euros.

En cambio, el Inter sólo tiene vendido 68% de su boletaje y aunque se encuentra por encima del promedio de los equipos en la Serie A, los 28.2 millones de euros los mantienen lejos de su rival.

En España, muchas cosas estarán en juego. El ganador igualará la hazaña del Barcelona del año pasado al conseguir un triplete en una temporada, obtendrá 9 millones de euros extras, conseguir más afición y patrocinios, lo que se traduce en recursos y responderá la cuestión sobre qué manera de ver el futbol es más exitosa en la actualidad.

Descartados del Madrid ahora son claves

Los holandeses Arjen Robben y Wesley Sneijder o los argentinos Esteban Cambiasso y Walter Samuel, a los que el Real Madrid mostró la puerta de salida volverán el sábado al Estadio Santiago Bernabeu para la final de la Liga de Campeones entre el Bayern Múnich y el Inter de Milán.

Estoy muy orgulloso de poder volver a Madrid y de hacerlo además en la final de la Liga de Campeones. Es un sentimiento increíble y algo muy especial , había afirmado Robben, traspasado en verano al Bayern de Múnich.

Traspasado contra su voluntad, Robben se ha convertido en una pieza clave del equipo alemán, que se proclamó campeón de la Copa de Alemania y de la Bundesliga, y ahora intentará hacer un triplete.

El holandés, quinto mejor goleador de la Liga alemana junto al peruano Claudio López con 16 goles, volverá a pisar el terreno de juego del Real Madrid, después de que el equipo blanco le mostrara la puerta de salida para hacer sitio a Cristiano Ronaldo, Kaká o Xavi Alonso.

Robben, al que sus continuas lesiones no dieron continuidad en el equipo blanco, se enfrentará en el terreno de juego a su compatriota y excompañero en el vestuario merengue, Wesley Sneijder, quien también salió de Madrid tras un tenso pulso con la dirección.