Lo primero que aclara la Liga de Futbol Alemana en su guía especial para las operaciones de partidos -que incluye pautas para los estadios, instalaciones de entrenamiento, hoteles e higiene en casa-, es que el objetivo no es “garantizar la seguridad 100% de todos los participantes”, porque es imposible. “La idea es asegurar un riesgo medicamente justificable basado en la importancia del futbol (en términos sociales, sociopolíticos y económicos) en el desarrollo de la pandemia”.

Al dejar esto claro, la Bundesliga reinició su temporada 2019-20 el fin de semana. De modo que parece que a lo que se debe aspirar para retomar las competencias deportivas es a minimizar el riesgo de contagio y ese trabajo se enfoca más fuera del campo que dentro.

En México no se sabe cuándo regresará la actividad del deporte profesional y el país está en la etapa de mayor transmisión según los pronósticos de las autoridades gubernamentales, aunque ya se inició la reapertura en regiones de menor riesgo a nivel nacional.

En Estados Unidos, donde hubo actividad de artes marciales mixtas con la UFC y de automovilismo con la Nascar, también ya cuentan con su guía deportiva para retomar las justas. España también tiene la suya, aunque aun no hay competencias. En el caso de México, aun no se conoce esa guía.

“No sé cómo se vayan a poner de acuerdo. Ni la Femexfut, ni el Consejo de Medicina del Deporte ni la Federación de Medicina del Deporte han hecho una guía como la española, australiana, alemana, la estadounidense, no se ha hecho”, dice Jorge Aoyama Núñez, especialista en medicina de la actividad física y deportiva y responsable del laboratorio de biomecánica deportiva de la UNAM.

—Con la situación sanitaria, ¿cuáles son las garantías básicas que se necesitan para que las ligas en el país puedan planear su regreso o inicio en 2020?

“Las guías están encaminadas a minimizar el riesgo de contagio y la otra es minimizar la incidencia de lesiones en los deportistas, distancia entre jugadores y educación de los deportistas. Estas medidas higiénicas van a ser el aspecto fundamental para dar la seguridad. En el caso de los deportes de conjunto, el material que usan (ligas, pelotas), todo tiene que ser sanitizado”, explica el especialista en medicina deportiva.

Los deportes cuentan con diferentes niveles de riesgo. A mayor contacto, se incrementa la probabilidad de contagio. Las disciplinas consideradas menos riesgosas son atletismo, gimnasia, ciclismo, golf, tenis, entre otras. En riesgo medio está el beisbol, futbol, hockey, voleibol y en riesgo alto se encuentran el baloncesto, futbol americano, rugby, boxeo, artes marciales, etcétera.

Al pensar en los niveles de riesgo, un seguro de gastos médicos que brinde cobertura de Covid-19 tampoco es una medida muy segura en estos momentos porque “los servicios de salud están saturados, aunque sea un particular, vas a exponer a tu jugador a que vaya a un centro saturado, aunque tengas tu seguro médico y lo cubra, va a ser difícil”.

“Ahorita que está la fase de transmisión, tienen que evitar que el deportista tenga la necesidad de acudir a un servicio de urgencias, aunque sea por una lesión muscular o una fractura, evitar exponerlo a una zona de contagio”, considera Aoyama Núñez.

El entrenamiento, además de las medidas de distanciamiento e higiene, tiene otra potencial desventaja: la intensidad de las sesiones.

“Dentro del entrenamiento general, tampoco puede hacer un entrenamiento tan intenso porque se ha visto que un entrenamiento por encima del 80% de la intensidad, que sería como un ritmo de juego, disminuye las defensas a los deportistas y son propensos a contraer Covid; tampoco puedes jugar a una gran intensidad si se abre la liga, tendrían que irse adaptando gradualmente”, señala el especialista.

Como cuando reportan los jugadores en la pretemporada, los equipos e instituciones deportivas deberán realizar un control médico a los atletas para minimizar el riesgo de contagio. Los estudios que se deberán hacer incluyen electrocardiogramas y ecocardiograma y, a partir de ahí, las pruebas que se deriven para asegurar que no existe una inflamación del miocardio, una de las posibles consecuencias de la enfermedad de Covid-19.

—¿La única forma segura de convivencia colectiva será cuando exista una vacuna?

“Podría ser una solución, pero si se siguen adecuadamente estos protocolos de (pruebas) PCR y de inmunoglobinas, lo pueden hacer gradualmente, pero no sé a qué ritmo; se queda ahí la incógnita. Ahorita es lo más acertado hacia las medidas higiénicas, llevar un buen control médico deportivo, hacer evaluaciones precompetitivas para ver quiénes tienen riesgos para hacer su práctica deportiva”, puntualiza Jorge Aoyama.

Medidas para disminuir el Covid-19 en eventos deportivos

Los organizadores deben:

• Colaborar con los gobiernos y autoridades de salud

• Minimizar el riesgo de transmisión para todos los grupos participantes

• Garantizar pruebas precisas y su rápida disponibilidad sin afectar al sistema de salud

• Realizar rastreo de contacto preciso

Para los atletas:

• Revisión diaria de salud

• Medidas de distanciamiento

• Limpieza y desinfección después de y entre competencias

• Prohibir que compartan equipos deportivos y botellas de agua

• Usar contenedores cerrados para material de higiene desechable (papel) y reutilizable (toallas)

Fuentes: British Journal of Sports Medicine y Organización Mundial de la Salud

[email protected]