Dinamarca fue la noche del sábado pura Dinamita Roja para eliminar a los Leones cameruneses de Samuel Eto'o (2-1) y mantenerse con vida en el Grupo E del Mundial de Sudáfrica-2010, en emocionante partido que clasificó automáticamente a Holanda a octavos de final.

Las vuvuzelas habían atronado el estadio Loftus Versfeld de Pretoria, casi repleto con 50,000 almas, cuando la estrella de los Indomables, Samuel Eto'o, abrió la cuenta a los 10 minutos, fruto de la hegemonía de juego que ejercían y de un infantil regalo de la defensa europea.

Pero los dinamiteros lograron el empate a los 33, tras una gruesa falla de la defensa camerunesa que era un colador, al escapar Dennis Rommedahl por enésima vez a espaldas de los zagueros y servir el centro rasante a Nicklas Bendtner.

Las trompetas volvieron a acallarse a los 61 minutos, momento en el que los zagueros africanos volvieron a dar ventajas incomprensibles y le dieron el espacio justo a Rommedahl para clavar el 2-1.

Holanda (seis unidades), primer clasificado a octavos del torneo, le había ganado más temprano 1-0 a Japón (tres puntos), en una llave que se completará cuando Camerún (cero punto), primer eliminado del Mundial, juegue con los Naranjas el jueves 24 en Ciudad del Cabo contra Dinamarca (tres puntos).