Diego Reyes fue de los primeros jugadores que empezó con la ola de exportaciones que ha realizado el club América en la última década.

Se fue de México en el 2014, siendo considerado un defensa promesa a sus 21 años de edad.

El Porto de Portugal pagó la cantidad de 7 millones de euros por sus servicios, pero después de un par de años su carrera fue inestable y su valor en picada.

Cinco clubes seis años es el resumen de su trayectoria por el futbol europeo: Porto, Real Sociedad, Espanyol, Fenerbahce y Leganés. Incluso en para el 2018 el conjunto portugués no le renovó el contrato y se fue libre al futbol turco, sin que ganaran un solo euro de su inversión.

Para Porto, Diego Reyes fue un fracaso financiero. Un club acostumbrado a comprar ‘barato’ y vender a sus jugadores al doble o al triple que les costó como Radamel Falcao.

Y la inestabilidad y la poca actividad del defensa mexicano en los últimos años es algo que pesa en el mercado.

De acuerdo con datos de Transfermarkt, Diego cotizaba su carta en 7 millones de euros en 2013 y seis años después cayó a 2 millones, es decir 71.4% menos que en aquella fecha.

El regreso de Europa no pasa por la edad, porque Diego apenas tiene 26 años y de acuerdo con la media de actividad de un futbolista todavía tiene entre 8 y 10 años de carrera. Pero nunca logró consolidarse en ninguno de los seis equipos en los que estuvo. Por ejemplo, en el Leganés de España, su último equipo, apenas disputó seis partidos, 319 minutos. Uno antes, el turco Fenerbahce, considerado uno de los grandes del país, tampoco encontró la regularidad porque solo vio acción en 14 encuentros.

En los únicos conjuntos donde tuvo regularidad fue en la Real Sociedad y en el Espanyol, pero les pareció que su carta, valuada en aquel momento por el Porto 10 millones de euros les parecía un exceso y no hicieron mucho por retenerlo.

Y no tiene que ver con actitud del jugador, antes de terminar la temporada en España, el técnico del Leganés, Mauricio Pellegrino, comentó: “Nos quedan dos partidos y la verdad que ha jugado menos de la idea que tuvimos cuando lo trajimos, pero el chico tiene un comportamiento excelente a nivel profesional y está mejor que al principio. Ahora claro, tiene unos compañeros que están jugando también muy bien y esa es la dificultad, la muy buena competición del equipo. Que esté preparado para ayudar al equipo en estos últimos dos partidos”.

Diego jugó 150 partidos en Europa entre las temporadas 2013-14 a la 18-19. En promedio un equipo en el Viejo Continente tiene entre 40 a 42 partidos cada año así que el defensa mexicano se quedaba sin ver acción en al menos cuatro de cada 10 partidos que sus clubes disputaban.

“Tigres no tiene que envidiarle nada a equipos de Europa”

Diego fue presentado en el Estadio Universitario, donde aseguró que tras su paso por Europa está convencido que Tigres es un club “que no tiene nada que pedirle, ni envidiar a muchos clubes de allá, es una gran institución y con plantillas o jugadores que ya quisieran tener”.

El defensa mexicano comentó que eligió a Tigres, en lugar del América, porque “es el más ganador en los últimos años en el futbol mexicano.