En la presente temporada, los Diablos Rojos cuadriplicaron el número de fans abonados respecto al año pasado. Es decir, vendieron casi 3,000 abonos que corresponden a 14.5% del aforo del que tiene el Estadio Alfredo Harp Helú.

El incremento es consecuencia del trabajo que desarrollaron en su estancia en el Estadio Fray Nano.

El gasto promedio de un aficionado para adquirir el denominado “Pase Infernal” fue de 4,013 pesos —no se tomó en cuenta el que se oferta para el área VIP, de 21,161 pesos—. El rango de precios fue de 8,336 a 1,440 pesos.

Cabe señalar que se tenía una expectativa mayor en relación con el número de abonados, pero en contra estuvo que comenzaron a venderlos los días previos al inicio de la fase regular.

El año pasado, el rango fue de 3,337 a 1,183 pesos y un promedio de 2,264 pesos. La directiva manejó al menos tres esquemas de abono: temporada completa, de fin de semana y media semana, en éstos dos últimos los precios eran más bajos.

En su último año en el Fray Nano tuvieron aproximadamente 750 abonados, lo cual significó 16% del aforo.

Pero las atenciones que pudo brindar la directiva en un espacio más pequeño durante cuatro años, generó una gran expectativa de la gente para la presente fase regular y con un inmueble nuevo.

Othón Díaz explicó que la gente que acude ahora al Estadio Alfredo Harp Helú quiere que se haga lo mismo que en el Fray Nano, un inmueble que controló en su totalidad la organización.

Ahora son cuatro empresas las que conviven para la operación el nuevo parque de pelota: Centro Deportivo Alfredo Harp, OCESA, Ticketmaster y Diablos Rojos. Es un proceso que se está asimilando al interior de la organización.

Por otra parte, la directiva trabaja en incrementar el número de beneficios para los abonados y mejorar su experiencia en el estadio. Entre los beneficios que ya tienen es su lugar en los 60 partidos que disputa Diablos como local, Juego de Estrellas y playoffs, en preventa especial en el caso de los duelos ante Tigres y Serie del Rey.

Othón Díaz Valenzuela, presidente ejecutivo de los Diablos Rojos, describió que eran como una familia y a la afición se le dio un trato preferencial. Lo cual ayudó para que se incrementara el número de personas que compró su abono.

“Será algo que paulatinamente iremos mejorando y la expectativa es que para los siguientes años incremente el número de abonados. Uno de las cosas que molestó es el sistema que se usó, ya que se tiene que desplegar un plano para elegir los lugares, de lo contrario, el sistema te da determinados lugares”, mencionó el directivo.