Los clubes de la Liga MX no ven con buenos ojos que los jugadores vayan a la Comisión de Controversias para interponer un caso donde perciban afectados sus intereses, aseguró una fuente de la Comisión del Jugador, quien solicitó guardar su identidad. La comisión es un órgano que depende de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) y no es un organismo autónomo, como ocurre en otras partes del mundo.

Cuando los futbolistas en México sufren atrasos en sus pagos, pueden ingresar una controversia, vía la Comisión del Jugador, misma que recibe y revisa un formato en el que se explica a grandes rasgos el problema, para finalmente hacerlo llegar a la Comisión de Controversias.

Lo anterior orilló a los jugadores de Chiapas, encabezados por Javier Muñoz Mustafá, capitán del equipo, a alargar lo más posible este recurso o al menos, a acercarse a la Comisión del Jugador, lo que desestimaron hace un par de semanas, cuando les habían prometido su pago, que a fin de cuentas no llegó.

A pesar de que se realizó de manera discreta, Álvaro Ortiz y Edson Zwaricz, presidente ejecutivo y director de la comisión, estuvieron a inicios de esta semana en la casa de los Jaguares para intentar ayudar a los afectados.

Cabe recordar que, en el pasado, Francisco Fonseca ingresó una demanda contra Tigres, club al que denunció por un supuesto adeudo de 9 millones de pesos. Al final, Kikín no pudo llegar a una audiencia y perdió el caso, pero a pesar de ello, cuando comenzó a ver posibilidades para seguir con su carrera, denunció que el equipo de Nuevo León no le apoyaba para buscar un nuevo equipo.

En la Liga MX, los jugadores siguen siendo los actores menos protegidos. En lo que va del Clausura 2016, Veracruz, Dorados y Jaguares han sufrido atrasos en los salarios, situación que al menos en el cuadro de Chiapas ya ha traído consecuencias más allá de los malos resultados.

Ante la situación que atraviesan, los dirigidos por Ricardo Antonio La Volpe han decidido no presentarse a entrenar en distintas ocasiones; además de que el no concentrarse cuando juegan como locales también ha sido una manera de presionar a su directiva.

Hace tres semanas, la directiva que encabeza Carlos López Chargoy se acercó al plantel y llegaron al acuerdo -que no se cumplió- de comenzar a saldar los adeudos. Esa falta de compromiso molestó a los futbolistas que, previo al juego con Pumas del fin de semana, no entrenaron ni se concentraron.

El equipo tomó la determinación de no entrenar. Las fechas de pago que se pactaron hace dos semanas no se han cumplido. Cuando el grupo siente la falta de palabra, es el peor error que se puede cometer , dijo La Volpe, quien agregó que en el caso de los jugadores de fuerzas básicas no tienen ni para un refresco , tras tres meses sin recibir su pago, por lo que el primer equipo decidió no concentrarse para que ese dinero se utilizara para los más jóvenes de la institución.

Este problema, que presentó el cuadro chiapaneco desde la campaña pasada -que pasó por alto laLiga MX al dejar ingresar al draft al equipo cuando no había liquidado los adeudos, a pesar de que el artículo 83 del Reglamento de Competencia dice que deben estar al corriente para poder negociar jugadores en el Régimen de Transferencias , también afectó durante la campaña a Veracruz y Dorados, los jugadores de éste último aún esperan que se pongan al corriente con ellos.