El diseño y construcción de una vivienda es un proceso que Desirée Monsiváis trabaja con la metodología de trazabilidad, un sistema que la delantera de Rayadas adaptó del sector de la producción y consumo a la arquitectura.

Para titularse de la Maestría en Ingeniería y Administración de la Construcción en el Tec de Monterrey bajó el concepto para su proyecto, que se convirtió en un plan de vida, al igual que su certificación como directora técnica.

“Me encanta ser desarrolladora inmobiliaria, es como germinar una semilla y que crezca algo extraordinario. Estos días he estado actualizándome, me inscribí a un curso sobre ello y empiezas desde cero, es decir, desde el análisis del terreno, el aspecto financiero, la búsqueda de las herramientas de financiación, fideicomisos, contratos de colaboración y hasta que se venda el desarrollo. Es una friega, soy arquitecta, hago planos y me gusta aprender la parte financiera. Mi plan A es el fútbol, que luego se puede volver plan B, porque en algún momento ya no me darán las piernas para meter otros 91 goles. Se trata de combinar algo importante y no sobre poner un plan en otro”, menciona a El Economista, la delantera pionera de Rayadas, donde se ha convertido en la máxima goleadora en la historia de la liga.

Desde su infancia en Gómez Palacio, Durango tenía la corazonada del fútbol y la arquitectura. Narra que ataba sábanas con las sillas imaginando la construcción de una casa y junto a su hermana, con las cajas de plástico de los cassettes armaban casitas, imaginando una ciudad e inventando historias. Los juegos se complementaban con las retas de fútbol en la calle, en la escuela o escalando los árboles.

En Durango no encontró oportunidades de desarrollo futbolístico, aún no existía la Liga MX femenil, así que aceptó la invitación para jugar en Kazajistán con el Biik Kazygurt, el club que la llevó a disputar partidos en la UEFA Women’s Champions League. En enero del 2015 empezó uno de sus procesos de crecimiento más importantes, aprendió kazajo, vivió con una familia nativa y se adaptó al sistema de competencia de esa liga compuesta por ocho equipos, con doble jornada, una estructura instaurada una década atrás.

“Para mi es un parpadeo, hace seis años que estuve allá. En comparación con la liga mexicana no hay factores o variables que se puedan medir. En México toman mucha fuerza las cuestiones mediáticas, la mercadotecnia, el auge de las mujeres al mando, eso no pasaba allá. Es una liga muy pequeña, sin presión. En Kazajistán los números se comparan con los alemanes, el referente. Por cercanía, tenemos ahora a Estados Unidos, las campeonas mundiales”.

Antes de irse, Desirée terminó sus estudios y le entregó a su mamá el título a manera de agradecimiento con su educación. Ella fue la persona que la impulsó desde pequeña a ser competitiva en el deporte, iniciando en el atletismo cuando solía decir que admiraba al futbolista Luis Hernández “el matador” por su pasión por el deporte.

Si la trazabilidad es el proceso entre cada letra de la A a la Z y es una línea progresiva de un proceso exitoso. ¿Qué le faltaría a la Liga MX femenil para mejorar su profesionalización?

“Depende del contexto en el que vive cada club y jugadora. Como sugerencia, falta criterio de las jugadoras para pensarse como profesionales. Que la jugadora piense la profesionalización no solo de manera personal sino grupal. En la liga femenil no hay muchos referentes con experiencia internacional. Falta mucho en cuanto a lo profesional de las mujeres en el futbol mexicano en el comportamiento, disciplina, aprender cuestiones tácticas y técnicas, pero también si no se cumplen los objetivos, aprender a limar asperezas y ser inteligente mediáticamente. Tener la humildad de aprender de los errores”.

Durante la pandemia, en mayo del 2020, Desirée externó en sus redes sociales molestia por la falta de interés mediático y de las autoridades en la incertidumbre de la reactivación de la Liga MX femenil. Se creó la eliga MX pero “para aquellos que nos olvidaron y a los que no, no tengo hijos para usarlos como pesas, no tengo mansión. Me preocupo por renta de casa debido a mi salario, pero el próximo fin de semana estaré jugando FIFA en mi casa con una PlayStation prestada”, escribió de manera irónica.

Con la desaparición del Ascenso MX regresó la polémica de la falta de una representación de jugadores y aunque existe la Asociación Mexicana de Futbolistas, que llamó a los futbolistas desempleados a buscar un convenio colectivo, carece de reconocimiento sindical y sólo puede asesorar a los jugadores.

Desirée, hoy a sus 33 años de edad, reconoce que no podría liderar un movimiento entre jugadoras como un sindicato, una asociación, pero menciona que esto ayudaría a “tener claros los derechos y deberes, sería bueno que las dos partes ganen, 50 y 50% de beneficios mutuos. ¿Que tengamos más unión y comunicación entre clubes?, soy sincera, no la he vivido tal cual. Si la unión nos ayuda a que crezca el futbol femenil en todos los aspectos, infraestructura, sueldos, mejores tratos y acuerdos, te diría que sí. No soy la persona indicada, me dedico a seguir compitiendo”.

¿Una jugadora puede vivir sólo del futbol femenil?

“Ahora no, y no es por presunción, soy un caso fortuito, porque busqué tanto una aspiración personal y de mejoras económicas, de recursos económicos de mayor envergadura financiera. Llegué con méritos a la Liga y pude negociar. Espero que en 5 años las mujeres puedan vivir del futbol profesional. A nosotras en este 2021 nos toca ser las sacrificadas, ser a las que de la noche a la mañana te dicen que ‘ya no estás en el equipo’, ‘ir a otra  plaza’, ‘te bajamos el sueldo porque no se genera dinero’. Espero que las chicas que vienen de 15 y 16 años vean una liga con mejores sueldos y condiciones”.

HORARIOS /Cuartos de Final

Ida: 7 de mayo

Vuelta: 10 de mayo

  • Monterrey vs Pumas
  • Atlas vs Pachuca
  • Tigres vs América
  • Chivas vs Toluca

marisol.rojas@eleconomista.mx