Un análisis realizado por el Centro de Innovación Tecnológica (proyecto que opera con el presupuesto de la Liga MX y la Federación Mexicana de Futbol) señaló a los cinco futbolistas que mayor esfuerzo físico realizan, basado en el número de metros que han recorrido por minuto hasta la Jornada 8 del torneo Apertura 2019.

Ninguno de los equipos de estos jugadores se encuentra en zona de Liguilla, inclusive, el equipo mejor ubicado es el Atlas que se encuentra en la décima posición.

¿Qué tan trascendente es tener futbolistas con un amplio despliegue físico si esto no se ve reflejado en los resultados del equipo?

“Concibo que la preparación física si tú la aíslas del juego no tienen un gran significado en el futbol. Mi tesis es que no estás creando corredores de 100 metros, ni maratonistas; estás creando futbolistas. Para mí ese aspecto no es algo trascendente”, expresa el director técnico mexicano, Jacques Passy a El Economista.

De la lista de cinco futbolistas, cuatro de ellos juegan en el mediocampo, con diferentes lecturas ofensivas o defensivas; sin embargo, con la similitud de recorrer distancias amplias durante su desarrollo en los partidos.

Para Jacques Passy, los futbolistas en dicha posición tienen buena lectura del juego. Por su parte, Rodrigo Roque, quien fue auxiliar técnico de Rafael Puente, durante su etapa en Lobos BUAP y Gallos Blancos de Querétaro, considera que la estructura de juego de futbolistas se genera a partir de la idea táctica del entrenador y no sólo del aspecto físico.

“Tener futbolistas con mucho desempeño físico no será trascendental ni determinante si el modelo de juego no pretende lo mismo, será un evento aislado y sin peso. Como cuerpo técnico estudiamos las nuevas metodologías de entrenamiento y nunca priorizas un factor sobre otros, nuestra metodología cuida los niveles físicos óptimos sumándole lo cognitivo más técnico-táctico.

Entrenar como hace 20 años, sin decir que sea bueno o malo, lo vemos ajeno a nuestro entorno, los jugadores ahora necesitan estímulos más complejos”, expresó Roque a este diario.

El aspecto de los futbolistas tampoco se ve relacionado a la forma en que son valuados en el mercado de transferencias. Tomando como ejemplo a Alan Cervantes, quien tiene un valor de 773,000 dólares, se ubica en el puesto número 21 de 27 de los jugadores más caros de la plantilla de Chivas y en el lugar número 322 de la Liga MX. Tan sólo en su equipo, Alexis Vega, el jugador mejor valorado, es más de cinco veces más costoso que Cervantes.

El despliegue físico importa, pero requiere de la técnica y la táctica.