Difícil no relacionar el nombre de Alfredo Harp Helú en las finanzas, en el deporte y la filantropía.

Año con año la Fundación que lleva su nombre dona millones de pesos en apoyo al deporte, cultura, salud, educación y medio ambiente, en ocasiones a través de los equipos de su propiedad: Diablos Rojos del México y Guerreros de Oaxaca. Ante el panorama de crisis que se vive en la actualidad, el empresario se ha hecho presente en la lucha contra el Covid-19 a través de millonarias aportaciones al sector sanitario y a los más vulnerables.

La Fundación Alfredo Harp Helú (FAHH) le dedica un porcentaje de apoyo de entre 2 y 3% a la rama del deporte, cantidad que en 2019 se tradujo en 216.4 millones de pesos, un incremento de 50.5 millones con respecto al año anterior. Además en 2018 incluyó una aportación a la promoción del beisbol de más de 4 millones de pesos. Con esta cantidad se vio beneficiado el estadio de beisbol Fray Nano, el Salón de la Fama del beisbol mexicano, la academia de beisbol y el estadio que llevan su nombre.

Su pasión por el beisbol lo ha llevado a implementar el programa de asistencia social Home Run Citibanamex, que a la fecha acumula décadas de operación. El año pasado en Oaxaca otorgó 7 millones de pesos en donativos a organizaciones no lucrativas para ayudar a 91,000 personas.

“Esta combinación es importante, que los peloteros sientan que no solamente sus estadísticas personales son las que cuentan sino que tengan también un beneficio con la sociedad que ellos representan”, dijo en entrevista para El Economista, María Isabel Grañén Porrúa, directora de la FAHH Oaxaca.

La academia de beisbol Alfredo Harp Helú recibe al año a 100 jóvenes divididos en sus dos cursos de primavera e invierno y en el curso de verano que dura de tres a 48 semanas. En casi 11 años que lleva operando la academia ha recibido a alrededor de 1,000 jóvenes de acuerdo con información proporcionada por la fundación. Entre los egresados se encuentran los peloteros de grandes ligas Roberto Osuna, Julio Urias, Giovanny Gallegos, Víctor Arano, Luis Urías y Andrés Muñoz.

“La Fundación Alfredo Harp para el deporte no solamente apoya al beisbol, se está haciendo una reactivación física en las escuelas. El objetivo es también fomentar el hábito de hacer ejercicio y también como algo relacionado con la prevención de adicciones y la salud. Esta fundación también ha apoyado a muchos medallistas olímpicos, a los entrenadores y, definitivamente, esto tiene un impacto social”.

Hoy no se está practicando ningún deporte en nuestro país porque la situación sanitaria así lo demanda, sin embargo, la fundación dirigió más de 30 millones de pesos a las necesidades de la población y entregó hospitales de expansión y equipo médico para el tratamiento del virus.

“La fundación Alfredo Harp Helú se creó para servir a México, tenemos una serie de ramas y constantemente estamos trabajando en estas áreas, pero cuando México lo requiere, nos tenemos que reinventar como en este caso tenemos que actuar rápido y apoyar a nuestro país”, indicó Grañén Porrúa.

Es por ello que además de equipo médico como overoles, camas de cuidados intensivos y equipos de Rayos X, a largo plazo también beneficiarán a los artesanos que dejan de recibir ingresos ante la ausencia de turismo en la región, esto gracias a un fondo inicial de 5 millones de pesos.

“En el caso del apoyo a los artesanos, no solamente estamos trabajando en Oaxaca, estamos en 13 estados y este fondo inicial crecerá a 10 millones porque cada vez nos han solicitado más de otros estados como Chihuahua, Veracruz, Michoacán, el Estado de México, Ciudad de México, Tabasco, Guerrero, Jalisco”, agregó la directora de la Fundación.

[email protected]