En indianápolis, Tom Coughlin deja su propio legado de hierro. El de la férrea disciplina y dura expresión facial volvió a sonreír un domingo de febrero, sucedió por segunda ocasión tras llevar a Giants a su campeonato número cuatro de la NFL desde que se disputan Super Bowls.

El título de ayer por la noche lo proyecta a ser uno de los mejores coaches en la historia del club, donde ya igualó a Bill Parcells con un par de títulos. Big Tuna y Coughlin tienen par de coincidencias con los de la gran manzana. Uno, en ocho temporadas se adjudicaron par de anillos de campeón. Dos, Parcells y el exentrenador de Jacksonville llegaron a su segundo reinado de la NFL en el mismo lapso de temporadas después de ganar el primero: cuatro.

Coughlin (en el cargo desde el 2004) y Giants superaron por primer vez a Nueva Inglaterra en la edición XLII del super domingo en el 2007, de ahí al certamen que concluyó ayer, Tom, de 65 años, recabó 39 éxitos de temporada regular y tres triunfos en postemporada, éstos en este 2011.

Con Parcells (1983-1990) como entrenador principal y luego de que NYG se adjudicara su primera corona en 1986, cuando ganó el Super Tazón XX sobre Denver, el segundo trofeo Vince Lombardi ocurrió en 1990 ante Buffalo. En ese periodo, Bill recabó 41 victorias de temporada regular y tres en postemporada.

Para destacar aún más el paso de Coughlin con Nueva York Giants, llegar a su novena campaña al frente de la franquicia en el 2012 lo convertirá en el coach de más larga estancia en 45 años, por delante de Parcells y Allie Sherman (ocho), Jim Fassel (siete), Alex Webster (cinco), Dan Reeves y Ray Perkins (cuatro); Bill Arnsparger y John McVay (tres); así como Ray Handley (dos).