La Conade ya no podrá operar a partir de agosto próximo por falta de presupuesto, informó la titular Ana Gabriela Guevara.

“El presupuesto del ejercicio 2019 en total quedó de 1,719 millones de pesos. Eso fue lo que se aprobó en la Cámara de Diputados. Menos 70 millones, que finalmente fueron reducidos. Obviamente que este presupuesto es insuficiente.

“Y por eso les adelanto que a partir del mes que entra entramos en números rojos. Ya no va a haber presupuesto para poder salir de agosto hasta diciembre. Ya no hablemos del tema de becas, que es un tema sensible, sino que ya no vamos a poder pagar luz. Ya no vamos a poder pagar lo básico para el funcionamiento (de la dependencia). Ése es el escenario actual”.

En reunión con integrantes de la Comisión de Juventud y Deporte de la Cámara de Senadores, que preside Lucía Meza (Morena), la directora de Conade anunció que por esa razón solicitará próximamente al presidente Andrés Manuel López Obrador y a Carlos Urzúa, secretario de Hacienda y Crédito Público, una ampliación presupuestal para garantizar la operación de la comisión durante los cinco meses restantes del año en curso.

El gasto aprobado para el ejercicio fiscal 2019, sufrió un recorte de 35%, además de que los recursos se entregan a la Conade de manera mensual y para rubros estrictamente justificados; “hay esta disciplina financiera que nos obliga a tener que ir día a día”, sostuvo.

La política presupuestal instrumentada por el gobierno, a propósito de las acusaciones de corrupción en su contra y por las que la Secretaría de la Función Pública inició una investigación ordenada por AMLO, hace prácticamente imposible el robo de dinero, arguyó a su favor.

Los recursos no los recibe “en una sola exhibición”, sino mensualmente para su aplicación específica, “lo cual nos impide incurrir en una irregularidad. No hay mal uso de recursos ni corrupción. El recurso es etiquetado y se aplica tal y como se solicitó”.

Las críticas de atletas por su desempeño en el cargo y el reajuste monetario en el otorgamiento de becas a deportistas son normales, dijo. La campeona mundial, medallista olímpica de plata y exsenadora aclaró que, “lamentablemente, lo que no está en el plan (del deporte), no se va a poder apoyar”.

“Antaño los atletas llegaban y tocaban la puerta de la dirección y se les daba lo que pedían. Había una discrecionalidad brutal. Boletos de avión, viajes, campamentos, personas que acompañaban, etcétera. Y era un gasto excesivo. Obvio que se tenía más presupuesto que el actual.

Hoy no tenemos ese nivel de presupuesto, lo que nos obliga a ajustarnos al cumplimiento de la planificación, que nos deja fuera de poder tener dispendio o discrecionalidad en el gasto”.