Karim Ansarifard

Selección: iraní

Ali Daei es el único iraní que ha jugado en el Bayern Munich y también es el goleador histórico de su selección. Cuando se retiró, fue nombrado scout del Saipa, uno de los equipos más importantes de la República islámica y con el que se había retirado en el verano del 2007.

Daei encontró al joven Karim Ansarifard en una cancha de entrenamiento en que el Saipa hacía visorias para reclutar a jóvenes promesas. El visor se convenció de ficharlo por sus cualidades ofensivas y su precisión frente a la portería.

El muchacho aceptó la propuesta y al tiempo, cuando cumplió 17 años, debutó en la primera división iraní, luego de que los delanteros del Saipa pasaran por una mala racha en la que no podían concretar goles.

Fue la solución a sus problemas. Marcó 55 en 123 juegos, que fueron la llave para que pudiera fichar por el Persépolis, Tractor Sazi, Osasuna, Panionis y Olympiakos, club en el que actualmente milita. En el 2007, la revista inglesa World Soccer lo nombró uno de los futbolistas jóvenes más prometedores del mundo, junto al mexicano Javier Hernández.

Ansarifard es comparado con Daei por su forma de juego y sus goles. Con Irán ha marcado 64, aunque aún está lejos de su mentor, quien hizo 149.

¿Qué hizo en el Mundial?

Su gol de último minuto ante Portugal le permitió a Irán empatarle por segunda ocasión en su historia a una selección europea en el Mundial y por primera vez en los últimos 40 años. La anotación mantuvo vivo a su equipo, que se quedó 1 gol de avanzar a octavos de final por primera vez en la historia.

Guillermo Ochoa

Selección: Mexicana

El padre de Guillermo Ochoa lo acostumbró a que cada 15 días lo llevara al estadio Jalisco para ver los partidos del Atlas. El portero, de entonces cinco años, le pedía que se sentarán en la parte baja de la cabecera sur, quizá la peor zona para ver el partido. ¿El motivo? Le gustaba estar lo más cerca de su ídolo: Robert Dante Siboldi, quien en ese entonces defendía el arco de los Zorros.

La costumbre se terminó de repente. El padre de Ochoa le dijo que ya no iban a asistir al estadio porque había aceptado un trabajo en la Ciudad de México y tenían que mudarse de Guadalajara a la capital mexicana lo más rápido posible. El pequeño no tuvo otra opción más que obedecer a su padre.

Él no lo sabe, pero en la capital mexicana su padre lo metería en una academia de futbol en la que actuaría primero como delantero y posteriormente se establecería definitivamente como portero, cuando uno de sus compañeros tuvo una lesión que le impidió atajar en un partido.

La decisión, al futuro, le permitiría ser el único arquero mexicano que ha fichado con un club europeo y jugado en Francia, España y Bélgica. En Italia, de acuerdo con los reportes de prensa, es donde lo quieren.

¿Qué hizo en el Mundial?

Las 25 atajadas que registró lo colocan como el arquero con más paradas en el torneo. Superó por cuatro al danés Kasper Schmeichel y por 11 al ruso Igor Akinfeev, quien marcha tercero, y aún podría alcanzarlo en ese departamento.

Yerry Mina

Selección: colombiana

La familia Mina parece que nació con los guantes puestos. José Eulises, su padre, fue arquero para el Deportivo Cali y posteriormente para varios equipos en Ecuador, como el Calvi FC y el Santa Rita; Jair, su tío y su actual representante, fue portero de las divisiones inferiores del América de Cali y Millonarios de Medellín.

Yerry también parecía que seguiría sus pasos. En su niñez acostumbraba jugar bajo los tres palos y, como siempre fue alto (hoy mide 1.95 metros), tenía todo para ser el tercer arquero de la familia.

Pero todo cambió cuando su padre y su tío le advirtieron que, cuando se juega entre los tres palos, el portero sufría mucho. Yerry entendió el mensaje y decidió jugar como defensa central, posición en la que se adaptó y posteriormente fue captado por el Deportivo Pasto, con el que debutó en la primera división colombiana, para luego fichar con el Independiente Medellín, Palmeiras y Barcelona, su actual club.

El zaguero se llama así por el personaje de la caricatura Tom y Jerry, aunque su familia y sus familiares más cercanos ya no lo llaman así.

Ahora le dicen Yerro o Máquina, en relación a su fortaleza física que implementa para jugar.

¿Qué hizo en el Mundial?

Los 3 goles que marcó le permitieron ser el defensa con más goles en una Copa del mundo desde el alemán Paul Breitner, quien anotó esa misma cantidad en el Mundial de Alemania 74.

Kasper Schmeichel

Selección: danesa

Todo marchaba a la perfección para Kasper Schmeichel. En el otoño del 2007, tenía actividad con el Manchester City, club al que fichó desde dos años antes y en el que incluso los federativos de la federación inglesa pensaron en convencerle para jugar por Inglaterra, luego de que hubiera una crisis de guardametas jóvenes.

Schmeichel rechazó la oferta y aseguró que sólo quería atajar para Dinamarca, tal y como lo había hecho Peter, su padre y un guardameta legendario de su país.

Los problemas empezaron después.

Perdió la regularidad con los citizens, que se inclinaron por prestarlo a otros equipos. Fueron hasta cuatro cesiones y todas por no más de seis meses. Schmeichel se hartó y pidió que lo transfirieran al final de la temporada 2008-09. Llegó al Notts County de la cuarta división inglesa.

Su talento destacó de inmediato y le permitió fichar, al siguiente año, por el Leeds United en la Championship y en la 2011-12 por el Leicester City, en el que finalmente se estableció e incluso fue parte de la plantilla que ganó el título de la Liga Premier.

Su buen momento se coronó en Rusia 2018, en el que jugó su primer Mundial.

¿Qué hizo en el Mundial?

Atajó, en sólo cuatro partidos, la misma cantidad de penales. El primero, ante Perú, le permitió a su selección ganar el juego y el segundo, en tiempo extra ante Croacia, hizo que Dinamarca llegara hasta la tanda de penales, en la que atajó dos más. Según la FIFA, tuvo 91% de disparos atajados, el mayor porcentaje de todos los porteros del Mundial.

 

Takashi Inui

Selección: Japonesa

El 30 de marzo del año pasado Takashi Inui le anunció al Eibar —club en el que militaba desde hace tres campañas— que debía ausentarse para los partidos contra Las Palmas y el Celta de Vigo. Los dirigentes no entendían el por qué de su decisión y más porque en ese momento la oncena se jugaba la posibilidad de clasificar a la Europa League, certamen al que era raro que clasificaran.

Inui, quien había jugado 22 partidos como titular esa temporada, les dijo que recibió una llamada unos días antes.

Era de Shinzo Abe, primer ministro de su país, quien le contó que en los próximos días recibiría una visita de la familia real española y que le gustaría que él regresara a Japón para que fuera parte del comité de recepción. No tuvo opción y acató la invitación.

El Eibar perdió el partido contra Las Palmas y derrotó al Celta, pero al final de la temporada no pudo clasificar al certamen. Coincidió que, a su regreso, su equipo sólo pudo ganar uno de siete encuentros, aunque él marcó un doblete en el último partido de la temporada contra el Barcelona.

Es el único japonés en la historia que le ha anotado a los blaugranas. Lo que mostró en el Mundial puede ser un camino para mejorar.

¿Qué hizo en el Mundial?

Fue el goleador de Japón con dos tantos, que a su vez le sirvieron al representativo en momentos cruciales. El primero, ante Senegal, le permitió empatar parcialmente el marcador a un tanto. Y el segundo, ante Bélgica, representó el 2-0 que estuvo cerca de darles el pase a octavos de final.