Londres. El atacante Fernando Torres rompió su sequía anotadora tras casi cinco meses al anotar un doblete en la victoria 5-2 del Chelsea sobre el Leicester, en los cuartos de final de la Copa de Inglaterra, donde también ganó el Liverpool al Stoke (2-1).

Torres, que llegó a Stamford Bridge en enero de 2011 procedente del Liverpool como gran fichaje estelar por 91.8 millones de dólares, ha decepcionado desde entonces y su mala racha frente al arco rival había terminado con la paciencia de varios sectores de la hinchada londinense.

En total fueron 1,541 minutos los que pasó el jugador sin marcar, desde la noche en que consiguió otro doblete, el 19 de octubre, en un partido de la Liga de Campeones ante el Genk belga.

"Necesitaba esos goles, he trabajado duro para conseguirlo. Últimamente estaba jugando mejor, aunque todavía no había conseguido marcar", comentó el delantero madrileño, que en los últimos ocho encuentros sólo ha sido titular en dos ocasiones.

Su falta de gol le pasó incluso factura con la selección española, donde Vicente Del Bosque lo dejó fuera de la convocatoria para el partido disputado en febrero ante Venezuela en Málaga, con lo que el jugador necesita recuperarse para poder estar en la Eurocopa-2012.

Además de Torres, que anotó en los minutos 67 y 85, con el encuentro ya encarrilado, marcaron para el Chelsea el australiano Tim Cahill (12), el marfileño Salomon Kalou (17) y el portugués Raúl Meireles (90), mientras que para el Leicester anotaron Jermaine Beckford (77), un jugador de la cantera del Chelsea, y Ben Marshall (88).

La victoria del Chelsea supuso el cuarto triunfo consecutivo del equipo desde que asumió el cargo de entrenador principal el italiano Roberto Di Matteo, en sustitución del portugués André Villas-Boas.

En el otro encuentro, los Reds abrieron el marcador con un gol del uruguayo Luis Suárez en el 23, antes de que Peter Crouch igualara en el 26 y Stewart Downing consiguiera el 2-1 definitivo en el 57.

En el caso del Liverpool, su triunfo 2-1 ante el Stoke permite al equipo dar un paso más en su objetivo de conquistar este torneo, después de haberse llevado la Copa de la Liga en febrero en la tanda de penales ante el Cardiff de Segunda División.

Chelsea y Liverpool no se verían hasta la final, ya que los primeros jugarán en la siguiente ronda con el que gane del duelo Tottenham-Bolton, mientras que el equipo de Anfield tendrá que medirse a Everton o Sunderland.