En audio, video y en estatua hiperrealista, Muhammad Ali participó en la inauguración de la 54 Convención del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Su presidente, Mauricio Sulaimán, llevó del brazo a Laila Ali para que viera a su padre, mientras campeones y ex campeones del organismo los miraban.

El rey de deporte de los puños, que falleció el 3 de junio pasado, los esperaba en el centro del escenario.

Estaba muy emocionada, en shock. Dijo que no podía creer ni expresar su sentimiento porque su papá estaba ahí, con los guantes en alto y con una bata, listo para pelear , comentó Sulaimán.

Con una escultura del peruano Walter Huamán, el CMB rindió un nuevo homenaje al peleador de la pícara sonrisa. Este artista, creador de la empresa Walt Wizard, con oficinas en Estados Unidos, también ha inmortalizado a Sylvester Stallone (Rocky), Hulk Hogan y Bruce Lee, entre otros grandes personajes.

El recuerdo de Ali, que en un cómic se llegó a enfrentar a Superman, también está materializado en la edición especial que hizo la firma de relojes TAGHeuer y que se pudo apreciar en unos de los stands ubicados en el centro de convenciones del hotel sede.

Es la celebración de la vida, Muhammad Ali es el más grande que ha tenido nuestra actividad, el boxeo , mencionó el titular del CMB antes de que aplaudieran junto con él Gennady Golovkin, Vitali Klichko, Lupe Pintor, Carlos Zárate o Roberto Manos de Piedra Durán.

Bandido-Salido, ?la pelea del año

Durante el primer día de actividades, bajo el patrocinio de Tecate, la pelea entre Orlando Siri Salido y Francisco Bandido Vargas fue elegida la mejor del año. Ambos se enfrentaron horas en junio, al día siguiente de la muerte de Ali. Ganó el bandido.

Con la designación, el campeón súper pluma, Vargas, sumó su segundo nombramiento como pelea del año de manera consecutiva, luego de ser premiado con un nuevo cinturón verde y oro que está listo para pelear, que ha estado entrenando y que es un honor tener el cinturón del CMB, el más valioso . Una de las peleas con la que compitieron fue la protagonizada por el nicaragüense Román Chocolatito González y el mexicano Carlos Príncipe Cuadras, quienes fueron llamados también al escenario por Sulaimán para reconocer su esfuerzo deportivo, a pesar de no ser premiados en esta ocasión. La revancha de González a Cuadras está aún pendiente. Luego de la ceremonia inaugural, el millonario, invicto y retirado peleador estadunidense Floyd Mayweather Jr. realizó un recorrido por la sede de la convención. Antes de retirarse, sus acompañantes del TMT lo celebraban. El llamado gusano del box está presente, quizá el regreso también.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx