La pausa de competencias deportivas en México por el brote de coronavirus fue de casi cuatro meses; sin embargo, no todas las ligas podrán retomar su actividad o realizar la temporada 2020.

La Liga MX ya comenzó su segundo torneo del año, la Liga Mexicana del Pacífico y la Liga Nacional de Baloncesto Profesional anunciaron que sí tendrán campañas. Por otro lado, ligas como la Mexicana de Beisbol (LMB), la de Futbol Americano (LFA) y el Cibacopa (basquetbol) optaron por cancelar sus justas.

Estas decisiones significan desafíos para las marcas patrocinadoras en el deporte mexicano, ya sea porque en los estadios no habrá aficionados, o no en la cantidad acostumbrada, o porque se quedan sin juegos que servían como canal de comunicación para llegar a su público objetivo.

Uno de estos casos es G500, empresa mexicana del rubro de hidrocarburos, que se asocia a propiedades deportivas, con el lema Juega Limpio, como la LMB y la Selección Mexicana de futbol.

“La intención de vincularnos como marcas con estas organizaciones va en varios sentidos: el juego limpio en el que somos fieles creyentes y la unión, el trabajo en equipo y a la competencia como mecanismo de mejora”, explica Alejandra García, directora de mercadotecnia.

¿Cómo ayuda la asociación con la LMB a conseguir los objetivos de la marca?

“Los equipos que conforman la Liga, la mayor parte de ellos, tienen un vínculo importante con las comunidades en las que G500 tiene mucha presencia. A través del beisbol hemos logrado conectar de una manera más cercana con esas comunidades y lograr llevar nuestra oferta de valor a todos los lugares donde tenemos presencia, que son 20 estados de la República”.

La LMB anunció en 2019 que la empresa se sumaba como patrocinador oficial y la relación tiene vigencia por un año más. Si bien durante este año sin juegos de beisbol la relación se ha mantenido, si la temporada 2021 se puede realizar en condiciones habituales, el acuerdo se llevará a cabo según lo previsto antes de la pandemia.

“Si las autoridades así lo disponen, al iniciar la temporada en el 2021, lo retomaríamos como estaba previsto. Sin embargo, la relación durante estos meses continúa y estaremos haciendo uso de estrategias más creativas para transmitirle al consumidor los valores que nos hacen estar con la liga (trabajo de equipo, unión, competencia) y también la oferta de valor y los programas que tenemos a disposición de todos nuestros clientes”, señala García.

¿Qué impacto tiene la pandemia en la estrategia de G500 en el deporte?

“Tiene algunos impactos que yo llamaría ajustes. Al priorizar la seguridad de todos, los juegos no se están llevando a cabo, pero ha traído como resultado que nos veamos obligados a ser más creativos en la manera en la que trabajamos con nuestros aliados. Durante este tiempo hemos estado fortaleciendo la comunidad digital que tenemos, no nada más la de G500, sino la de la liga, y hemos estado conectando con los aficionados de la liga. Estos ajustes han resultado en una manera distinta de vincularnos con los aficionados, pero no por eso menos efectiva”.

¿Cómo afecta la ausencia de aficionados en los estadios a G500?

“Vemos una ligera recuperación en el mercado. Los aficionados de la LMB y los de la Selección Mexicana de futbol son también aficionados a G500, todo este ejercicio de transición hacia una normalidad distinta nos pondrá en una situación de buscar maneras de seguir conectando con los consumidores”.

“Para nosotros es importante conectar con nuestro consumidor en distintos niveles, por eso elegimos distintos caminos para poder hacerlo. Uno es a través de la presencia de marca, pero donde podemos hacer nuestro mejor trabajo es en los puntos de venta donde los clientes realmente viven la experiencia de compra, prueban nuestros productos y, después de todas estas alianzas que tenemos, obtener algunas recompensas y beneficios para poder estar cerca de los deportes, de los equipos, de los ídolos que son muchos de estos deportistas para nuestros consumidores”.

[email protected]