París.- El nuevo seleccionador del equipo nacional de futbol de Francia, Laurent Blanc, expuso este martes sus principales objetivos al frente de los "Bleus", a los que debe citar de nuevo con la gloria, tras haber vivido sus días más oscuros en el Mundial de Sudáfrica-2010.

El ex entrenador del Burdeos, que fue designado oficialmente al frente de la selección de Francia hace cuatro días, apuntó que el futbol que practicará su combinado será el de los 'Bleus' de sus mejores días, pues Blanc quiere un equipo que "domine sus partidos lo máximo posible y que imponga su forma de jugar al adversario".

Pero antes de lograrlo, el fútbol francés debe reponerse del fracaso deportivo que supuso para el combinado el Mundial sudafricano, en el que el equipo fue eliminado en la fase de grupos y su participación estuvo marcada por la expulsión de Nicolas Anelka por insultar a su entrenador, Raymond Domenech.

Tras quedar fuera Anelka, el equipo llegó a realizar una huelga en un entrenamiento, uno de los comportamientos que generaron indignación en Blanc, según dijo el nuevo seleccionador galo.

"No puedo hacer como si no hubiera ocurrido nada en Sudáfrica", afirmó Blanc. "Seguí los hechos con mucha tristeza. Estuve muy decepcionado por los resultados deportivos, pero sobre todo me indignaron algunos comportamientos", comentó.

"Incluiré todos estos elementos en mis análisis y reflexiones" como seleccionador, aseveró antes de aludir a lo que "más le decepcionó".

"Lo que más me decepcionó fue el comportamiento del grupo en el único entrenamiento abierto a los medios de comunicación, a falta de 48 horas de un tercer partido contra Sudáfrica", abundó Blanc, aludiendo a la huelga que realizaron los jugadores de la selección gala.

"Los responsables son muchos, pero no me toca a mí decir si habrá sanciones. Mi problema es hacer el mejor equipo con los mejores jugadores", prosiguió.

"íQueremos hacer tabla rasa y volver con nuevos jugadores? Podemos hacerlo pero ustedes serían los primeros en decir que Francia no gana", precisó dirigiéndose a la prensa.

"Vine a ganar, es una situación delicada, tenemos encuentros previstos", dijo Blanc, que tiene claro que tendrá mucho trabajo de reconstrucción para hacer que los 'Bleus' se reecuentren con el éxito que él vivio como jugador en 1998, cuantro Francia se impuso en el Mundial que organizó.

"Se podría pensar que después del Mundial un nuevo seleccionador podría apoyarse en un núcleo de jugadores, pero después de lo que ha pasado, el núcleo ni siquiera es una semilla de mélón", aseveró, relativizando el estado en que quedó el grupo galo tras Sudáfrica-2010.

El viernes, Lilian Thuram, ex jugador de los 'Bleus', pidió que Patrice Evra, capitán de la selección gala durante el Mundial-2010, no vista más la camiseta del combinado por su papel en el comportamiento del grupo de jugadores.

Blanc no tuvo palabras para Evra este martes, pero evocó que no conoce al lider de su equipo. "No tengo elementos par elegir, es muy posible que para los partidos que vengan, el capitán cambie en cada partido", adujo.

BVC