Barcelona llegó a los octavos de final de la Liga de Campeones sin derrotas en la fase de grupos, como líder de LaLiga y como uno de los favoritos para llevarse el título. Además, también es el equipo con la plantilla mejor cotizada de la competencia continental, que vale 1,170 millones de euros, de acuerdo al portal Transfermarkt. En el papel, tiene todo a su favor para avanzar a la siguiente ronda, especialmente porque se enfrenta al discreto Olympique de Lyon.

El plantel del cuadro francés apenas vale 390 millones de euros, es decir, casi una tercera parte de lo que vale la plantilla culé.

Sin embargo, el peor error de los blaugranas sería subestimarlos. ¿La razón? Demostraron en la fase de grupos que pueden competirle a los equipos más ricos del continente.

El pasado así lo confirma. El Lyon nulificó al Manchester City (el segundo club más rico en su plantilla, con 1,130 millones de euros), al que venció en Inglaterra y empató en Francia a dos anotaciones.

“Lionel Messi nunca ha estado inspirado cuando nos ha enfrentado. Y esperemos que así siga. El rival más impresionante al que nos hemos enfrentado no es el argentino, más bien es Cristiano Ronaldo”, dijo Jean-Michel Aulas, presidente del OL, en una entrevista con el diario francés Le Figaro.

Messi, según Transfermarkt, está valuado en 160 millones de euros, casi una tercera parte de lo que vale todo el plantel del Lyon. Pero el sudamericano no se fija en las cifras y, según comentó en la conferencia previa del partido, está ansioso por enfrentar a los franceses.

“Sabemos quienes son. Pero nosotros hemos demostrado en partidos de gran nivel que somos capaces de rivalizar contra los mejores equipos”, dijo Bruno Genesio, entrenador del Olympique.

Abidal y un regreso incómodo a Lyon

Criado en Lyon, Eric Abidal, actual director deportivo del Barcelona, es un icono en la entidad desde que se le diagnosticó un tumor en el hígado en el 2011, cuando era jugador. Pero su historia puede quedar manchada debido a la actual investigación judicial sobre su trasplante de órgano.

De vuelta en Francia para jugar contra el OL, su antiguo club, el exjugador, sin duda, hubiera preferido un clima más tranquilo, después de que a finales de enero la justicia española reabriera la investigación por un supuesto tráfico de órganos en el trasplante de hígado que recibió el exinternacional francés en el 2012.

“Me siento a gusto. Como técnico tengo que analizar la situación, tener una visión global del mercado, medir lo que es factible y tomar decisiones”.sostuvo.

Abidal no ha querido hablar de la investigación.