Luis Antonio Avilés Ferreiro puso su nombre en letras de oro en la historia del atletismo mexicano al colgarse la presea en los Juegos Olímpicos de la Juventud (JOJ) en los 400 metros planos.

El atleta mexicano tuvo un cronómetro de 1:34.23, tras dos competencias, en la primera tuvo un tiempo de 47.45 y en la segunda 46.78, imponiendo un récord mexicano en su categoría; la plata fue para el representante de Zambia con 1:34.34, y el bronce para el estadounidense Nicholas Ramey con 1:34.87.

Al final de la prueba, Luis Antonio consideró que todos los esfuerzos, sacrificios y trabajos que ha hecho en los entrenamientos, hoy le han dado excelentes frutos.

Señaló que competir en estos juegos le servirá de experiencia para pensar en competir, en un futuro cercano, en otros certámenes a nivel internacional.

Con este oro, México suma 14 medallas hasta el momento en la justa realizada en Buenos Aires (cuatro doradas, dos de plata y ocho de bronce), el número iguala lo realizado en Nanjing 2014.