La taquilla para la carrera de la Fórmula 1 en México, bajo el nombre por primera vez de Gran Premio de la Ciudad de México y con el piloto mexicano Sergio Pérez en su nueva escudería, Red Bull, mantiene la venta de boletos para ingresar fans al Autódromo Hermanos Rodríguez en el fin de semana que se celebra el Día de Muertos.

El ajuste de precios se dará a partir del 5 de abril e incrementarán en cinco zonas (verde, azul, amarilla gris y café). El alza más significativo es el 20% en la zona café (aumentó 1000 pesos) y el menor fue de 10% en la zona amarilla, en la cual el fan ahora deberá pagar 9,900 pesos. Tomando en cuenta el precio de las cinco zonas, el incremento es de 15.21%. Marzo es el último mes para adquirir boletos antes del cambio.

La página de internet del Gran Premio señala que el aumento es el primero en seis años y se hace para mejorar la experiencia del evento. En el 2015, el boleto general tenía un costo de 1,500 pesos y el más caro costaba 18,750 pesos. Un año después, los precios se mantuvieron con dos gradas de admisión general menos y en el 2017 el boleto más caro tenía un costo de 21,750 pesos (3,000 más que dos años atrás).

“La razón de esta decisión es que en los últimos seis años se mantuvieron los mismos precios para los boletos del evento derivado de un esfuerzo de los promotores del Gran Premio mexicano por abatir costos sin sacrificar la experiencia para los amantes de F1”.

Tras asumir los efectos del aumento acumulado en los costos desde 2015, este ajuste en el precio de los boletos permitirá seguir ofreciendo la mejor experiencia deportiva del mundo a la afición. Además, es importante resaltar que el ajuste no es generalizado, ya que variará de acuerdo a la ubicación y servicios disponibles en cada grada del Autódromo Hermanos Rodríguez, con lo cual se reducen aún más los efectos de esta medida”.

La falta del Gran Premio en el 2020 significó perder en taquilla una ganancia de más de 300,000 espectadores, siendo el circuito del Autódromo uno de los que más asistencia recibe del campeonato. Cabe recordar que el Autódromo fue adaptado a principios de mayo como un hospital provisional para atender a enfermos de Covid-19.

En derrama económica, el GP del 2019 dejó 17,000 millones (entre patrocinios, derechos de transmisión, entradas, hospedaje, consumo en alimentos, bebidas, souvenirs y transporte) y alrededor de 9,000 empleos, según datos de la Secretaría de Turismo.

En julio, cuando el Gran Premio de México de 2020 informó que no se realizaría, CIE ya había vendido algunas entradas y aclaró que esos boletos serían válidos para la carrera de 2021.

“Los organizadores del Gran Premio de la Ciudad de México mantendrán a la vanguardia la aplicación de medidas sanitarias al nivel de los mejores recintos deportivos y de espectáculos del mundo”.

Será la primera ocasión que se verá correr a Checo Pérez con Red Bull, equipo que finalizó en el segundo lugar del campeonato de constructores de la F1 en 2020.

El gasto que haga cada una de las 23 sedes este 2021 debe contemplar las pérdidas económicas que ha tenido Formula 1 Group, propiedad de la empresa Liberty Media, que ha señalado un total de 444 millones de dólares en el ejercicio 2020, una cantidad doce veces mayor a la de 2019. Liberty Media ha reducido los gastos para poder afrontar la viabilidad del evento una reducción del 30% a todos los equipos participantes.

marisol.rojas@eleconomista.mx