El miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que los atletas mexicanos no viajarán a Tokio 2020 en el avión presidencial, como se había sugerido, y adelantó que su gobierno plantea mejorar los estímulos que se les darán a los atletas que ganen medallas en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio.

En conferencia de prensa matutina, el mandatario mexicano dio a conocer que planea reunirse con los deportistas que van a participar en la justa veraniega para “estimularlos y desearles que les vaya muy bien".

López Obrador añadió que, aunque no se esté dando a conocer, sí se brindan ayudas como becas o mejoras a las instalaciones donde practican los atletas mexicanos.

“Está a cargo el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, él tiene esa encomienda y antes de partir vamos a hablar con ellos, todos, yo me voy a reunir con ellos para estimularlos, para desearles que les vaya muy bien y también para darles a conocer apoyos adicionales, pero eso cuando ya se vaya acercando el día en que van a ir a la competencia; van a tener todo nuestro apoyo”, detalló.

En tanto, el presidente también indicó que la mayoría de los deportistas han sido vacunados contra el coronavirus para que estén en condiciones de partir a los Juegos.

Respecto al tema del avión, luego de que el Comité Olímpico Mexicano (COM) rechazó el ofrecimiento de su gobierno para utilizar este medio en el viaje a Tokio, el presidente comentó que la propuesta "era una opción", pero que de cualquier forma llegarán a tiempo a su destino.

"Era una opción trasladarlos en el avión presidencial. No se usa, es tan lujoso que no se ha podido vender y les da pena que alguien sepa que es dueño de algo así", expresó luego de desconocer que el Comité Olímpico Mexicano (COM) rechazó el ofrecimiento de la aeronave.

“Si no acepta el Comité Olímpico Nacional no hay ningún problema, ahí se queda el avión”, añadió.

Sobre el tema, el mandatario también refirió que al gobierno le ha costado vender la aeronave por el lujo con el que fue construido y dijo que se le seguirá dando mantenimiento aunque esté parado.

“El avión no se usa ni se va a usar porque lo que queremos es venderlo, pero no hay quien compre porque es tan lujoso, tan lujoso, que les da pena que se sepa que alguien es dueño de un avión así, y es una vergüenza, aquí se les ocurrió comprar un avión con tanto lujo, estoy todavía haciendo gestiones para venderlo”, dijo.

maritza.perez@eleconomista.mx