Si hubiera dos profesiones que se equipararan con el arbitraje, sin duda serían abogado y economista, ambas carreras son las que estudió Armando Archundia, quien será desde el sábado el árbitro que más partidos de Copa del Mundo haya dirigido junto al francés Joel Quiniou, con ocho encuentros.

Armando fue elegido para silbar el duelo entre Uruguay vs Alemania por el tercer lugar del torneo y con ello dar el cerrojazo a su carrera como nazareno.

Es un hombre que opta por el diálogo y no por los tarjetazos. Es quizá uno de los árbitros que más confianza le tiene la FIFA.

Además de los ocho partidos que le entregó para dirigir en los dos mundiales que participó (2006 y 2010), fue también elegido para silbar dos finales del Mundial de Clubes (2005 y 2009) y tuvo a su cargo 19 finales del futbol mexicano.

Sólo dos árbitros más han tenido condecoraciones superiores. Edgardo Codesal silbó la final de Italia 1990 y Arturo Brizio la inauguración en Estados Unidos 1994.

Su imagen es intachable. Cero escándalos y opta por no entrar en polémica. Como buen economista sus números lo avalan y es el más firme candidato para ser el Presidente de la Comisión de Arbitraje en México.

Los jugadores le respetan en el mundo y le dicen Benito, contrario a como se le conoce en México.

Sueño, creo, me atrevo y realizo, ésta es la filosofía del árbitro mexicano más exitoso a nivel internacional en la historia. Aunque el debate coloca a Arturo Brizio, Antonio R. Márquez o Edgardo Codesal, las cifras ya lo colocan como el que más confianza le ha otorgado la FIFA.

Y un inglés a la final

Howard Webb fue designado oficialmente para arbitrar la final.

El inglés estará acompañado el domingo en el Soccer City de Johannesburgo por sus compatriotas Darren Cann y Michael Mullarkey como asistentes, mientras que el cuarto árbitro será el japonés Yuichi Nishimura. Así, los jueces ya están definidos.