Antonio Brown fue figura en los Pittsburgh Steelers. De 2011 al 2018, con excepción de 2012, fue electo para Pro Bowl, donde se encuentran los jugadores más destacados de la temporada, en otras palabras, un Juego de Estrellas. De 2014 al 2017 integró el equipo All Pro, donde periodistas votan por los mejores del año.

Como receptor, fue líder en la NFL de pases atrapados y yardas acumuladas en esos envíos: 129 y 1,698. En 2015 repitió en recepciones (136) y en 2017 lo volvió hacer en yardas: 1,533. El año pasado lideró en recepción de pases para touchdown con 15.

En 2010 fue campeón con el equipo. En sus nueve años con los Acereros. Brown acumuló 69.9 millones de dólares por salarios y bonos. Desde 2011 ha pagado por diversas multas 394,127 dólares, según Spotrac.

En febrero de 2017 firmó una extensión de contrato con Pittsburgh por cuatro años y 68 millones, pero sólo pasó dos de las cuatro campañas con el equipo. El 10 de marzo pasado Steelers lo cambió a los Oakland Raiders por dos selecciones de Draft.

Ya en su nuevo equipo se reestructuró su contrato a tres años y poco más 50 millones. Sin embargo, nunca jugó un partido con los ‘malosos’. El sábado anterior Oakland lo dejó en libertad, pero no sin antes multarlo con casi 54,000 dólares por no atender el llamado al campo de entrenamiento en agosto y la primera semana de este mes la multa de 215,000 fue por conducta en detrimento del equipo. Esta salida le costó 29 millones garantizados.

Aun así, los campeones New England Patriots, apenas unas horas después de ser cortado por Raiders, lo contrataron por un año y le dieron un bono de 9 millones de dólares por firmar y su salario podría ascender hasta los 15 millones, y la prensa manejo que en el contrato había una opción de 20 millones de dólares para la temporada 2020.

Pero aparecieron nuevos problemas, esta vez fuera de la cancha: es acusado de violación, Florida, por quien fuera su entrenadora personal en 2017 y 2018. El jugador, vía su abogado, negó las acusaciones.

Ahora la NFL investigará el caso y se desconoce si Brown podrá jugar con los Patriots el próximo domingo ante los Miami Dolphins en la Semana 2.