La alemana Carina Vogt se convirtió a sus 22 años en la primera campeona olímpica de la historia de saltos de esquí, este martes en los Juegos de Sochi, en los que se ha introducido esta modalidad en categoría femenina.

El segundo puesto fue para la austriaca Daniela Iraschko-Stolz y el tercero, para la francesa Coline Mattel.

Vogt, que fue líder desde el primer intento, logró un total de 247.4 puntos con saltos de 103 y 97.5 metros, y no pudo evitar ponerse a llorar cuando se vio ganadora.

La austriaca Daniela Iraschko-Stolz, una de las favoritas y campeona mundial en el 2011, fue segunda con 246,2 puntos, mientras que la francesa Coline Mattel hizo 245,2.

Pero la gran sorpresa fue la ausencia en el podio de la japonesa Sara Takanashi, que actualmente lidera la Copa del Mundo.

La japonesa de 17 años había ganado 10 de las 13 pruebas de esta temporada y terminó en cuarta posición.

El triunfo de Vogt es tan sorprendente como inesperado, ya que no había ganado ninguna prueba de la Copa del Mundo, logrando sólo ocho podios en el circuito mundial.

La estadounidense Sarah Hendrickson, actual campeona del mundo, terminó en el puesto 21, cuando disputaba su primera competición esta temporada de invierno tras una grave lesión de rodilla.

Su compatriota Lindsay Van se clasificó decimoquinta. A sus 29 años, la ex campeona del mundo ya había alcanzado su objetivo: el reconocimiento de su deporte por el mundo olímpico.

Van formaba parte de las saltadoras que habían intentado todo, hasta acudir al Tribunal Supremo de Canadá, para que los organizadores de los Juegos de Vancouver 2010 introdujeran los saltos de esquí de mujeres en el programa olímpico.

IPOD SE LLEVA EL TÍTULO ?EN SNOWBOARD HALFPIPE

El suizo Iuri Podladtchikov, apodado Ipod, se convirtió en campeón olímpico de snowboard halfpipe, este martes en los Juegos de Sochi, destronando al estadounidense Shaun White, que había ganado los dos oros anteriores y que tuvo que contentarse con la cuarta plaza.

El japonés Ayumu Hirano, de 15 años, fue plata, delante de su compatriota Taku Hiraoka, bronce.

Podladtchikov realizó un recorrido casi perfecto, sobre una nieve muy pesada, que molestó considerablemente la evolución de los atletas. Shaun White cayó en la recepción de los dos saltos en su primer intento, antes de verse desequilibrado en el segundo.

Verdadero embajador mundial de su deporte, buscaba un tercer título olímpico consecutivo en una prueba individual, lo que sólo seis deportistas han logrado en la historia de los Juegos Olímpicos de Invierno.