La alemana Mari Hoefl Riesch logró su segundo título olímpico consecutivo en supercombinada de esquí alpino, al vencer en Sochi 2014 en la prueba que suma los tiempos de un descenso y un eslalon.

Hoefl Riesch hizo un tiempo total de 2:34.62 minutos, superando a la austríaca Nicole Hosp, plata, con 2:35.02, y a la estadounidense Julia Mancuso, bronce 2:35.15.

Este es el tercer título olímpico para la alemana de 29 años, que en Vancouver 2010 también había sido oro en eslalon, la especialidad que le dio el triunfo en la supercombinada en Sochi, ya que en el descenso fue quinta, a 1.27 segundos de Mancuso.

Este es el primer oro que gana Alemania en el esquí alpino de estos Juegos Olímpicos y el segundo en el evento.

Por su parte, el biatleta noruego Ole Einar Bjoerndalen, de 40 años, se quedó a un paso de convertirse en el deportista de la historia con más medallas en unos Juegos Olímpicos de Invierno, al acabar cuarto en la prueba de 12.5 km de persecución.

Bjoerndalen, que participa en Sochi en sus sextos juegos, igualó el sábado el récord de medallas olímpicas de invierno que tenía su compatriota Bjorn Daehlie, al ganar el oro en los 10 km esprín y sumar su presea 12 (siete de oro, cuatro de plata y un bronce).

HOLANDA SE IMPONE ?EN PATINAJE DE VELOCIDAD

Holanda, por su lado, logró un nuevo triplete de medallas en el patinaje de velocidad, esta vez en la distancia de 500 metros, un podio en el que los gemelos Mulder ocuparon dos de las tres posiciones.

Michel Mulder se llevó el oro, con un tiempo de 69.31 segundos, por delante de Jan Smeekens, segundo, a sólo una centésima, y de su hermano gemelo Ronald Mulder, bronce, a 15 centésimas.

Los holandeses, que son una de la potencias del patinaje de velocidad, ya lograron copar el pasado sábado el podio en la prueba de los 5,000 metros, con las medallas de Sven Kramer, Jan Blokhuijsen y Jorrit Bergsma.