La puesta al día está centrada en la incorporación de una planta de poder más briosa así como en una transmisión que le permite trabajar con más libertad al motor. En su imagen exterior, la comodidad del interior y el aspecto del habitáculo hay ligeros cambios que la hacen ver como una oferta renovada. 

Funcionalmente cumple

Es fácil caer en la trampa de que se mantiene idéntica al modelo pasado pero hay que poner atención en sus retoques. Sus dimensiones hablan a favor de un aumento de 6.9 centímetros en el largo total para alcanzar 4,379 milímetros así como un ancho que es 1.7 centímetros mayor para marcar 1,813 milímetros, cifras contrastadas con el modelo anterior. En otras palabras es ligeramente más grande aunque todo se debe a la reconfiguración exterior. 

Si hay algo que le es apreciado por el mercado es su diseño que aunque no se trata del producto que se vente en Europa con el mismo nombre sí recupera de él trazos muy llamativos como el cofre con las líneas que descienden hacia la parrilla logrando un efecto visual de fusión entre ambas piezas.

Los faros crecieron de tamaño pero lo más importante es que ahora tienen un sistema de iluminación full led que mejora la seguridad al conducir sobretodo en una autopista en la noche. Ahora las luces diurnas también utilizan led y este detalle le imprime una equipamiento anterior que puedo catalogar como de serie se agregan los faros antiniebla así como las luces traseras con led. Le siguen una parrilla más grande con detalles en cromo y negro brillante, rines de 17” y, en la parte trasera, una fascia a la que se agregaron una franja cromada y una moldura en aluminio mate para enriquecer a la vista el conjunto. 

No es lo mismo 

Se actualizó la lista de materiales y también se nota que el diseño se modificó aunque de una forma muy sencilla. Se mantiene la combinación de plástico rígido frente al conductor y de algo más suave para el resto del tablero.  

En la consola central se aplica el acabado tipo piano como marco para la pantalla central a los que se suman un volante con un aspecto revisado y actualizado. La tipografía es muy clara, un rasgo característico en los productos del rombo, y conserva  los dos diales unidos por un display central que proyecta información general sobre la  conducción. 

Los asientos fueron actualizados y tienen una nueva configuración en cuanto a diseño pero mantienen su buena ergonomía que permite acomodarse perfectamente a sus  formas. La pantalla táctil de 8”ofrece Apple CarPlay y Android Auto, bluetooth además de que se suma una cámara de 360º para las maniobras de estacionamiento en reversa. Los respaldos de la segunda fila tienen una proporción 60/40 mientras que el  volumen de carga va de los 437 litros a los 1,374 litros cuando se pliega el respaldo posterior. 

Ahora turbo 

La asociación entre el nuevo motor 1.3 litros turbo que recientemente conocimos con su hermana Duster y la transmisión CVT son muy competentes a campo abierto. En carretera ofrecen aceleraciones y recuperaciones muy satisfactorias sobre todo para preparar un rebase o cambiar de ritmo, algo que era un gran fallo en el motor y transmisión de 4 velocidades anteriores.  

Otra gran ventaja es la altura de su suspensión porque no hay que preocuparse de más por los topes y baches que son tan comunes en nuestro país. El tacto de la suspensión está orientado hacia la comodidad pero con una dureza idónea para evitar peligrosos balanceos de la carrocería a pesar de la altura de la suspensión. 

En seguridad no se pueden dejar de señalar sus únicas 4 bolsas de aire cuando lo ideal serían 6 pero también se debe hablar de sus sistemas de seguridad activa como los frenos ABS, Distribución electrónica de frenado, Asistencia de frenado de emergencia, Control electrónico de estabilidad, Control electrónico antivolcadura, sensor de presencia de punto ciego, cinturones de seguridad de 3 puntos en las 5  plazas, entr otros. 

Ficha técnica 

  • Motor: 1.3 l, Turbo 
  • Potencia: 154 hp 
  • Torque: 184 lb-pie 
  • Transmisión: CVT