Ya no vivimos por la obsesión del pasado sino por la nostalgia del presente , nos dice el fotógrafo Joan Foncuberta, quien vino a nuestro país para participar en el coloquio Hacia dónde va la fotografía, organizado por la Fundación Pedro Meyer, el cual tuvo lugar este fin de semana en el Foto Museo Cuatro Caminos.

Algunos sociólogos habla de esta era como la hypermodernidad, que se caracteriza por la rapidez, la urgencia, la simultaneidad, todo tiene que ser ya… todo tiene que pasar ahora mismo. Ya no nos interesa qué pasó ni lo que hemos dejado atrás. Nos interesa ese presente en suspenso, y eso da una percepción completamente distinta de la vida y de lo que nos interesa, de nuestros objetivos y nuestros horizontes , agregó el fotógrafo catalán.

De manera reciente, Foncuberta acaba de publicar su libro La furia de las imágenes. Notas sobre la postfotografía, donde nos cuenta sobre la enorme producción de imágenes que ataca día con día las redes sociales, y que han cambiado el papel de la fotografía y de la forma en que vemos el mundo: Más allá de consideraciones estéticas estamos tratando con una cuestión política. Es a través de esas imágenes que modelamos un concepto de lo real. Si las imágenes nutren nuestra conciencia más que nunca, debemos de establecer una distancia y ser responsables de cierta educación en la imagen .

Al preguntarle si esas imágenes con las que creamos nuestra realidad constituían una ilusión, nos respondió lo siguiente: Es una ilusión, pero es una ilusión que deviene en realidad, ya no son solo mediaciones sumisas, sino que se convierten en una parte de la realidad. Parte de nuestra vida ocurre en nuestra imagen y no podemos considerarlas como solo ilusiones cuando perturban de una manera interna nuestro pensamiento y las decisiones que podamos tomar .

Hace unas décadas teníamos un acontecimiento. A ese llegaban unos reporteros y llegaban a tomar fotografías, pasaban por procesos para hacerlas visibles, pasaban por los medios y llegaban a un público. Esas fases se comprimen, y ahora el acontecimiento incorpora en su propia naturaleza la imagen, sin imagen no hay acontecimiento .

Para el fotógrafo, la foto ya no es un objeto que podamos venerar, ya no es estable, tanto como un objeto que se pude tocar, y que tenía un espacio y una posibilidad de ritualización, sino que se desvanece y se vuelve inmaterial. Pierde su capacidad de pierde su capacidad de fetiche .

Foncuberta está convencido de que ante el cambio debemos adaptarnos, pues toda evolución con el paso del tiempo posee pérdidas y ganancias: Los viejos tiene recuerdos, los jóvenes proyectos. Yo tengo muchos proyectos , nos dice el creador nacido en 1955.

Al preguntarle a Joan Foncuberta sobre el origen de la fascinación del ser humano con la foto, nos respondió lo siguiente: Como fotógrafo, mi intuición me dirá que la imagen ha ocupado siempre una posición dentro de la magia o dentro de lo espiritual. La fotografía la podemos considerar como una perspectiva estética, política y cultural, pero también religiosa y mágica… era un sistema que marcaba la finitud de la vida, de suplantar la realidad. Tenía un efecto como decíamos antes de fetiche, de soporte de determinadas creencias o valores espirituales. La imagen ha tenido siempre un componente que ha excedido a una cuestión formal para afectar nuestra emotividad, nuestro sentido de inmanencia, nuestra voluntad de trascendencia y eso tiene que ver con la religión, con lo espiritual .

Por último, Foncuberta platicó sobre el rol que debe jugar el fotógrafo en la actualidad ante miles de personas que toman fotos a diestra y siniestra: El fotógrafo no debe sentirse en competencia, porque el uso de la cámara tiene muchas motivaciones distintas y todas son legítimas y pueden convivir en perfecta armonía. Al fotógrafo le compete la misión de esa reflexión crítica, de esa creatividad, de esa perspectiva más social, de esa experimentación debe de tomar riesgos debe hacer de la fotografía un lenguaje al servicio de la comunidad y no solo al servicio de unas necesidades personales de interacción con los demás en redes sociales .

@faustoponce