La región de las Altas Montañas resguarda, entre sus paisajes nublados, los secretos históricos y aromáticos del café.