“En la España de Cervantes, en ese lugar de la Mancha que no quiere acordarse, seguro había carteles referentes a Barataria que decían: Cuidado, se está usted acercando a Barataria, lo pueden abaratar. Y me recuerda a las advertencias que le hacen a los turistas europeos con respecto a México: Cuidado, es un sitio peligroso”, comenta el actor Rodrigo Murray con respecto a la puesta en escena en donde él participa llamada Barataria: Estado de México, que se presenta todos los miércoles en el Foro Shakespeare.

La obra fue comisionada a Benjamín Cann por el Festival Internacional Cervantino (2016), retoma el pasaje de la Ínsula Barataria de El Quijote de la Mancha por su parecido a la situación actual de nuestro país. La Barataria es una isla que está en barata porque sus gobernantes la han saqueado y la han dejado empobrecida. Una isla a la que llega a gobernar un personaje (Sancho Panza), que nunca ha leído un libro.

Sobre la relación entre esta historia de Cervantes con la situación de nuestro país, Rodrigo Murray nos dice lo siguiente: “Es algo genialmente aterrador. La ínsula que le otorga que el Quijote a Sancho es una ínsula donde la gente no quiere acercarse debido a la corrupción e impunidad. En vez de haber aprendido de estas experiencias plasmadas en la literatura de Cervantes, Shakespeare y Sófocles, estamos peor porque no hicimos nada sabiendo que esto iba a ocurrir, y que sigue ocurriendo”.

El formato de la obra es poco convencional sobre todo para los espectadores, ya que los involucra en el proceso de creación: El público se sienta a la mesa junto al elenco y al director, de tal manera que el público experimenta de manera directa la escena, algo que en medio de risas puede volverse desconcertante.

“Es un ejercicio para hacerlos partícipes de algo que parece que estamos a ciegas y no, todos somos corresponsables de las situaciones que se viven en el país. Nadie debería de lavarse las manos ni hacerse de la vista gorda. Todos los que estamos en la mesa, como espectadores, fueron sobornados o sobornaron. Lo más saludable es tomar cartas en el asunto y despertar alguna conciencia. Y si alguno de los espectadores sale curado o reformado y con ganas de poner derecho el barco, pues ya la hicimos. Ya habrá valido la pena”.

La crudeza de la realidad se contrapone con la risa. Y es que al igual que el Quijote, la puesta en escena dirigida por Benjamin Cann resulta sumamente divertida: “Es un truco de los viejos escritores. Las primeras escenas son muy cómicas.

Y el espectador baja la guardia. Cuando te ríes, te identificas, te desarmas… y a través de la risa permitimos que el cuchillo entre más afiladamente. El impacto es más poderoso y la reflexión vale la pena.

Si de entrada te digo que vamos a hablar de un México sangriento y de todas las masacres del 2010 a la fecha, para que veas que el año pasado hubo 20 mil asesinatos en un país que no está en guerra, pues te cierras y dices, yo no quiero verla, no tengo ganas de seguir en la realidad, para eso voy al teatro. Para un actor es muy rico ver la transición del espectador de una cosa jovial, divertida y chusca, en la transformación de que lo que oyes no está padre, no está padre formar parte de una sociedad tan jodida”, comenta Murray.

El elenco de Barataria: Estado de México está conformado por Norma Angélica, Andrea Guerrero, Carmen Madrid, Dalilah Polanco, Alejandro Calva, Jacobo Lieberman, Omar Medina, Rodrigo Murray, Pedro de Tavira, Pablo Valentín, Jorge Zárate y Andrés Zuno. La música original es de Jacobo Lieberman y el diseño de espacio de Matias Gorlero.

La obra se presenta todos los miércoles a las 8:30 de la noche en el Foro Shakespeare hasta el 9 de mayo.

@faustoponce