Después de que esta semana se difundiera información sobre la existencia de un chat en la aplicación WhatsApp con el nombre “Desactivación colectivos”, del que aparentemente forman parte funcionarios de rango alto y medio de la Secretaría de Cultura federal, este jueves un comité de representación de 11 colectivos artísticos y gestores culturales del país convocaron a una conferencia pública en la que expresaron su indignación por la intención que sugiere el nombre del chat en cuestión y exigieron la destitución de los funcionarios involucrados y de la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero.

El incidente se dio la tarde del pasado miércoles durante una mesa de trabajo entre las autoridades de Cultura y representantes de colectivos como No Vivimos del Aplauso, Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México (Moccam), Asamblea por las Culturas, Asociación Nacional de Teatros Independientes (ANTI) y la Asociación de Artesanos, Productores y Promotores Indígenas de las Pueblos Originarios y Migrantes de México (AAPPI), entre otros, cuando de manera accidental un funcionario de nombre Alejandro Ortiz dejara ver en pantalla su cuenta de WhatsApp, donde aparecía seleccionada la conversación “Desactivación colectivos”.

De este chat, como se puede constatar en las imágenes difundidas, es posible advertir la participación de funcionarios como Pablo Raphael, director general de Promoción y Festivales Culturales; Esther Hernández, directora general de Vinculación Cultural; Paula Vázquez, asesora jurídica de la Subsecretaría de Desarrollo Cultural, y Ángeles Castro, directora del Centro Nacional de las Artes (Cenart), entre otros.

El incidente causó la reacción de los colectivos participantes de estas rondas de negociación, mismos que compartieron la experiencia y se pronunciaron.

“El problema surgió al cierre de la reunión y lo tomaron como si hubiera sido un simple error. Quien respondió fue Martha Bremauntz —funcionaria de la Subsecretaría de Desarrollo Cultural—. Se disculpó y lo minimizó. Lo único que dijo: ‘fue un error de Alejandro, disculpen’. Nosotros dijimos que no fue un error. Paramos la mesa. Ahí está la grabación. En ese chat estaban todos ellos. Hablamos de todo el equipo de Marina (Núñez Bespalova), toda la subdirección de Desarrollo Cultural”, relató Eloy Hernández, director del Colegio de Productores de Teatro.

“Hubo un momento muy incómodo. Posteriormente el acompañante de la Secretaría de Gobernación que atiende estas reuniones por solicitud de nosotros se mostró también muy sorprendido. Empezamos a dialogar con él sobre cómo esto era inaceptable y el anfitrión, que era la Secretaría de Cultura, cortó el Zoom. Desde entonces no ha habido ninguna comunicación con ellos”, añadió la productora teatral Andrea Salmerón.

La tarde del incidente, la Secretaría de Cultura emitió un escueto comunicado en el que su titular se deslindó de la creación del mencionado grupo de conversación y desconoció su existencia y funcionamiento.

“Los servidores públicos participantes del hecho han recibido un apercibimiento, y se analizan sanciones correspondientes, pues su comportamiento es contrario a los principios de trabajo de la institución y a la ética de los servidores públicos. De acuerdo con lo anterior, se ha cesado de su cargo a la persona responsable de la creación del grupo en mención”, indica el documento, aunque hasta el momento se desconoce qué funcionario fue cesado.

Sin embargo, los representantes de los colectivos exigieron la destitución de la titular de Cultura, Alejandra Frausto, como responsable de sus subalternos, y de los involucrados.

“Rechazamos tajantemente las viejas prácticas del chivo expiatorio que exime de responsabilidades a quienes las tienen. No estamos dispuestos a regresar a un diálogo simulado. No solamente se trata del hecho del chat, sino de hacer una sumatoria de todos los eventos en los que se ha incurrido y no se ha respetado la voluntad de los colectivos o no se ha resuelto lo que se estaba negociando”, declaró Andrea Salmerón.

“Los colectivos estamos más activados que nunca y esto no va a parar hasta que se haga el cambio de la titular”, concluyó Eloy Hernández.

ricardo.quioga@eleconomista.mx