Este jueves 26 de noviembre los trabajadores no basificados del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) harán un plantón a partir de las 9:30 de la mañana en la explanada del Museo Nacional de Antropología, en Chapultepec-Polanco, para exponer la problemática de contratación que se vislumbra en el INAH para el 2021.

En un comunicado dirigido “A la sociedad mexicana y los medios de comunicación” aseguran vivir en creciente incertidumbre laboral por los diferentes esquemas de contratación que tiene el INAH y “por los recortes presupuestales resultado de las políticas públicas del gobierno federal”, que ponen en riesgo su contratación el próximo año.

“Recientemente, y derivado de las reformas en materia de subcontratación, se notificó que el INAH no podrá emplear al personal eventual y por capítulo 3000 al inicio del año 2021.  Esta medida, fue firmada por Pedro Velázquez, secretario administrativo del INAH, mediante el oficio circular número 401.4C.172020/10 enviado el 12 de noviembre a todas sus unidades administrativas”, refieren los trabajadores.

“Los trabajadores ‘eventuales’ del INAH conformamos más del 50% de la plantilla de personal del instituto y realizamos actividades sustantivas. Sin nuestro trabajo continuo, el INAH no es operativo. Hasta el momento, hemos cumplido en tiempo y forma con los requisitos tanto de trabajo como administrativos que nos han sido solicitados”, añaden

El INAH sostiene una nómina anual de 6,468 empleados que le significan 3,500 millones de pesos en Capítulo 1000, que incluye investigadores, restauradores, arquitectos, administrativos, personal técnico y manual, funcionarios y eventuales; y 770 empleados por Capítulo 3000, de acuerdo con las cifras del propio instituto.

Cabe recordar que en el 2020 el presupuesto autorizado al INAH fue de 3,918 millones de pesos, pero debido al decreto de austeridad emitido por el presidente Andrés Manuel López Obrador en abril de 2019 el monto se redujo un 75% en las partidas de gastos de operación y servicios personales Capítulo 3000, que significó un recorte de 739 millones de pesos, más una suma redonda de 400 millones en recursos autogenerados que dejó de recibir el instituto debido al cierre de zonas arqueológicas y museos durante la pandemia.

Tras la aplicación de los recortes y la protesta creciente de trabajadores del INAH, el director de la institución Diego Prieto dijo a El Economista: “La actual circunstancia presupuestal y económica son coyunturales y se van a superar”.

Sin embargo, para 2021 el presupuesto del INAH ascenderá a 3,820 millones de pesos, es decir 2.5% menos que el del 2020, y aún falta saber si se aplicará otro decreto de austeridad que rebaje esa cifra.

Los trabajadores del INAH no basificados denuncian que los esquemas de contratación de eventuales y por capítulo 3000 no cumplen las condiciones básicas que se establecen en la Ley Federal del Trabajo ni respetan la especialización (por formación académica o por la antigüedad en el puesto) y se han movilizado en redes sociales bajo el hashtag #ConTRATOdigno y este jueves lo harán de manera presencial frente al Museo Nacional de Antropología.

Finalmente, los trabajadores del INAH hacen en el comunicado un llamado “a la Presidencia de la República, a la Secretaría de Cultura y a la Dirección General del INAH para entablar una mesa de diálogo para buscar solución a la problemática de los trabajadores no basificados dedicados a la investigación, conservación y difusión del patrimonio cultural.

francisco.deanda@eleconomista.mx