El diseño y los espacios arquitectónicos de la nueva sede de El Economista brindan un ambiente apacible y propicio para planear y producir, día con día, minuto a minuto, la información que se ofrece a los lectores en sus diferentes plataformas, ya sea en productos impresos, en el sitio o en redes.

Notas Relacionadas