El Estado mexicano elimina la primacía de la lengua castellana sobre más de una treintena de idiomas nativos para la transmisión de contenidos en la radio nacional.