Sergio Mattarella tomó posesión como presidente de Italia en una ceremonia en el Parlamento en la que confirmó su intención de representar la unidad nacional y defender los principios constitucionales.