El sistema alimentario en México ?como en el mundo ha sufrido cambios drásticos que lo mantienen en el colapso sanitario.

Acciones como la modernidad, el cambio hacia la urbanización y el abandono a los sistemas agroalimentarios, han tenido como consecuencia una transición en la dieta de la población, que se caracteriza por no ser sustentable, un excesivo consumo de calorías, baja calidad nutrimental y poca accesibilidad a alimentos frescos y sanos.

En nuestros días, el 75% de la tierra está dedicada sólo a 12 cultivos, disminuyendo drásticamente la biodiversidad; por ejemplo, este cambio nutricional conlleva a enfermedades como obesidad, diabetes, padecimientos del corazón y desnutrición.

El doctor Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, aseguró que el ambiente obesogénico tiene detrás una industria de 80, 000 millones de dólares de ventas anuales en México, el poder de cabildeo de esta industria logra una ventaja fiscal y tienen grandes subsidios , dijo.

Ante este panorama, la doctora Jessica Fanzo, quien es colaboradora en el Berman Institute of Bioethics del Johns Hopkins y experta internacional en el tema de la nutrición y su relación con los sistemas agrícolas, presentó una propuesta para llegar a dietas sanas y sustentables. La especialista está trabajando en un marco conceptual junto con la ?Organización de Naciones Unidas ?para tomar acciones y para transitar a dietas más saludables y ?sustentables a través de diez acciones:

1. Definición de metas globales.

2. Más coherencia entre políticas de comercio internacional y nutrición.

3. Alinear la dieta nacional con las políticas alimentarias.

4. Crear incentivos económicos y nutricionales a lo largo de la cadena de valor.

5. Los productores de pequeña escala están generando mucha de nuestra comida. Producción de pequeña escala: la clave de la disponibilidad nutrimental.

6. Pensar en intercambios a lo largo de la cadena de valor.

7. Impuesto a bebidas azucaradas: una medida prometedora en México.

8. Cambiar ambientes alimentarios perversos, eliminar los desiertos de comida , traer de vuelta la cultura alimentaria.

9. Considerar nudges (fomento de elecciones saludables). Las prácticas de nudging utilizan el reforzamiento positivo y sugerencias indirectas para fomentar mejores elecciones.

10. Cambiar conductas. Alternativas sustentables y reformulaciones.

Sus diez puntos están sustentados en un análisis de las consecuencias de la destrucción de los sistemas alimentarios, en el cual se detectaron tres áreas:

Salud a nivel mundial

Ya que 805 millones de personas se encuentran en desnutrición, 161 millones de niños menores de 5 años tienen baja estatura o desnutrición crónica, 51 millones de niños menores de 5 años presentan bajo peso o desnutrición aguda, además, 2.1000 millones de adultos tienen sobrepeso u obesidad y 2, 000 millones de personas alguna deficiencia micronutrimental.

Medio ambiente: impactos en la tierra, en el agua y en generación de gases de efecto invernadero.

Tan sólo, el sector agrícola contribuye con 24% de las emisiones de gases de efecto invernadero globales (IPCC, 2014), representando casi 80% de las emisiones del sector.

Inequidad Social

En los países de ingresos altos y medios y entre las poblaciones urbanas de casi todos los países, el consumo de carne y lácteos está creciendo. Mientras tanto, en los países de bajos ingresos, las poblaciones no pueden acceder o pagar alimentos de origen animal y estos son de importancia crítica para el crecimiento, el desarrollo y el bienestar de la población.

Además, los factores que conducen al cambio dietético han sido identificados por el crecimiento poblacional y urbanización que resulta en falta de empleo, agua, sobrepoblación y mayor desnutrición. La transición nutricional se da cuando las personas al mudarse a ciudades están expuestas a mayores enfermedades como obesidad y diabetes.

Otro factor es el cambio climático, agotamiento y degradación de recursos naturales que como consecuencia genera la disminución de la biodiversidad y la gran variedad de cultivos que existían con lo que se pierde la capacidad de resiliencia.

Además, la geopolítica y conflictos se integran a la lista, de continuar con esta tendencia habrá fuertes conflictos por la generación de alimentos y agua , sostiene el documento.

Ambientes alimentarios complejos

La industria alimentaria promociona ambientes obesogénicos en donde los productos industrializados están a la vista de los consumidores todo el tiempo con promociones, figuras atractivas, eventos deportivos como las Olimpiadas.

Esto último hace necesaria una regulación de estos ambientes para contrarrestar la disponibilidad de estos productos para lograr sustituirlos por alimentos frescos y saludables.

Ante esta situación se vuelve imprescindible que la industria de alimentos se someta a rendición de cuentas ya que no se sabe quiénes son los dueños reales de las más grandes empresas globales dedicadas a la producción de alimentos.

[email protected]