Hemos detectado las ondas gravitacionales. Lo hicimos , dijo David Reitze, director ejecutivo del Observatorio de Ondas Gravitacionales con Interferómetro Láser (LIGO, por su sigla en inglés), la semana pasada. Este hecho representa la confirmación de una predicción efectuada por Albert Einstein en su teoría general de la relatividad de 1915 y descrita en 1916.

En la ciencia hay descubrimientos importantes, otros que abren abanicos de posibilidades sobre aportaciones anteriores, pero están los hitos que marcan un momento importante y este hallazgo parece ser uno de ellos.

El doctor Vladimir Avila Reese, coordinador del Departamento de Astronomía Extragalactica y cosmología de la UNAM, nos explica que este descubrimiento experimental ayuda a entender toda la estructura del cosmos y del universo , lo que significa un gran triunfo para la física y la ciencia .

Su relación con la teoría? de la relatividad

A 100 años de la predicción de Einstein, este descubrimiento explica cómo, de acuerdo con la teoría general de la relatividad, un par de agujeros negros, que orbita uno en torno al otro, pierde energía, produciendo las ondas gravitacionales.

Son estas ondas las que fueron detectadas en la última fracción de segundo antes de la fusión de dos agujeros negros el 14 de septiembre del año pasado.

El análisis de los datos permitió determinar que esos dos agujeros negros comenzaron a fusionarse hace 1,300 millones de años. La comparación de los momentos de llegada de las ondas gravitacionales a los dos detectores Ligo (7.1 milisegundos de diferencia) distantes 3,000 kilómetros uno del otro, y el estudio de las características de las señales confirmaron la detección.

El doctor Ávila nos explica que la gravedad no es una fuerza, sino la deformación o curvatura que sufre el espacio-tiempo cuando hay una masa muy grande.

Además, si este cuerpo muy masivo, denso y compacto, como un hoyo negro, se está moviendo, eso produce una agitación que se propaga como ondas (son las ondas del espacio-tiempo detectadas) y pueden producir deformaciones en el objeto que se está atravesando.

El especialista narra así lo que ocurrió el 14 de septiembre: en una galaxia muy lejana, dos hoyos negros de origen estelar empezaron a atraerse por su gravedad, en ese proceso de atracción iban espiraleando, hasta que se acercaron y se fusionaron en un solo hoyo negro.

Cuando pasaron por las antenas muy sensibles, éstas se deformaron y detectaron las ondas (...) Se manifestó una especie de chirrido. Son deformaciones increíblemente pequeñas, por ejemplo, un microsismo o una bicicleta pasando por ahí es más fuerte que una onda gravitacional del cosmos .

Por eso, este instrumento muy sensible, calibrado para quitar todo ruido, posibilidades de sismo, el paso de un avión o un camión, se quedó con la señal cósmica.

Así, pudieron estimar que la fuente que produjo esto fueron dos hoyos que se acercaron y se fusionaron, uno de ellos entre 29 y otro 36 veces mayores que el Sol; después se apagó la señal, pues una vez que se convierten en un solo objeto, ya no hay más movimiento .

El doctor en ciencias astronómicas explicó: En este proceso no hay luz, pero si hacemos un comparativo, la energía que se generó en ondas gravitacionales equivaldría a 50 veces todas las estrellas del universo vistas en fracciones de segundo .

A estudiar la astronomía gravitacional

El también divulgador de la ciencia explicó que hasta ahora la astronomía de las ondas gravitacionales era una metáfora: Los astrónomos veíamos el cosmos a partir de la luz, pero ahora podremos escuchar, en cierta forma, las ondas gravitacionales y los fenómenos que producen. Esto abre una dimensión totalmente nueva en la exploración del cosmos .

Dijo que la astronomía básicamente estudia la luz, las radiaciones electromagnéticas que llegan del cosmos, las estrellas, las galaxias, el gas interestelar, etcétera. Así es como estudiamos el universo, pero con este hallazgo ahora a través de las ondas gravitacionales podremos generar más estudios y entender muchos de los procesos más violentos y dramáticos del universo, incluyendo el origen del mismo .

Un hoyo negro

El doctor Vladimir hace una analogía para explicarnos lo que es un hoyo negro, el principio para entender todo este hallazgo.

Los hoyos negros son los objetos más compactos y densos que existen en la naturaleza .

Ahora, imaginemos una especie de membrana elástica, si le ponemos una canica, la resina se curva; si le mandamos otra canica cercana empezará a caer donde la resina ya se curvó por la presencia de la otra canica, entonces, ¿qué pasa si ponemos una canica de plomo muy pesada?, pues puede ser que rompa a la membrana y hace un hueco.

Posteriormente otra canica que vaya tranquila viajando linealmente, si se atreve a pasar cerca de esta canica que rompió la membrana, que es como el espacio-tiempo en esta analogía, cae y ya no podrá salir , dijo.

Esto es lo que pasa cerca de un hoyo negro, es tanta la deformación que sufre el espacio-tiempo, que cualquier cosa que pase cerca, incluso la luz, es devorada y ya no tiene salida , concluyó.

[email protected]