Visualizar el pasado de Tenochtitlan desde el presente es lo que propone el ingeniero Erick Huitrón Ramírez, del Centro de Innovación y Desarrollo Tecnológico en Cómputo del Instituto Politécnico Nacional, al presentar un app de realidad aumentada que hará posible recorrer virtualmente el recinto ceremonial de los mexicas en la capital mexicana.

La aplicación fue presentada en el V Congreso Internacional El Patrimonio Cultural y las Nuevas Tecnologías, que convocó el Instituto Nacional de Antropología e Historia, en el Museo Nacional de Antropología.

Catorce edificaciones prehispánicas, que formaron parte de la antigua ciudad de México-Tenochtitlan, podrán ser recorridas mediante una app que fue desarrollada con base en los conocimientos obtenidos de las fuentes históricas e investigaciones arqueológicas más recientes.

Mediante tecnologías de geolocalización habituales en smartphones y otros dispositivos electrónicos, los visitantes del centro histórico de la Ciudad de México podrán observar y recorrer el Recinto Sagrado de México-Tenochtitlan de la manera más fidedigna, como era en los años previos a la llegada de los españoles.

El proyecto cuenta con la asesoría del investigador del Museo del Templo Mayor, Diego Jiménez Badillo, y del arqueólogo Raúl Barrera Rodríguez, titular del Programa de Arqueología Urbana, a la par que retoma los más recientes hallazgos en la zona y las reconstrucciones que investigadores, como Ignacio Marquina, hicieron en años previos para aproximarse al aspecto que tuvo la capital del imperio mexica.

Huitrón Ramírez comentó que la necesidad de ofrecer esta alternativa tecnológica desde un enfoque turístico, pero con apego a las fuentes históricas e investigaciones arqueológicas, surge por el hecho de que en contraste con ciudades prehispánicas como Chichén Itzá o Tulum, México-Tenochtitlan sufrió el embate directo de la Conquista y fue desmantelada y enterrada.

“En los sitios mayas el visitante puede tomar dimensión de sus edificios, atisbar con mayor facilidad la función de cada uno e incluso convivir con el mismo ecosistema en el que vivieron quienes los construyeron”, explicó.

En cambio, en Tenochtitlan, aunque existen museos y 42 ventanas arqueológicas que remiten al Calmécac, el Gran Basamento, el Cuauhxicalco o el Templo de Tezcatlipoca, el visitante aún está imposibilitado para obtener un paisaje integral de dichos espacios; además de que algunos de ellos tienen un acceso limitado por motivos de investigación y conservación, observa Huitrón.

La app lleva cuatro años en desarrollo, tiene un avance de 70% y busca integrar en una primera etapa —hacia marzo del 2019— un total de 14 edificios. Huitrón detalló que la app se valdrá de los sistemas GPS y del giroscopio para determinar la ubicación de los usuarios con respecto a la de los edificios prehispánicos y ofrecerles la posibilidad de girar en cualquier dirección y desplazarse por la antigua México-Tenochtitlan.