El consorcio aeronáutico europeo EADS, dueño de la filial de fabricación de aviones Airbus, presentará en la feria aeronáutica de Le Bourget, a las afueras de París, el proyecto de un avión supersónico capaz de unir París y Tokio en dos horas y media, frente a las 11 actuales.

La aeronave promete ser una de las estrellas del salón, ya que será un nuevo supersónico cuya maqueta será presentada ocho años después de que dejara de volar el Concorde, el último aparato comercial capaz de romper la barrera del sonido. Podrá transportar entre 60 y cien pasajeros, frente a los 120 de su predecesor.

Bautizado como ZEHST (Zero Emission HyperSonic Transportation), puede convertirse en el estándar de las compañías en 2050. Junto a sus extraordinaria velocidad, el doble que el Concorde, los responsables del proyecto destacan su bajo nivel contaminante, gracias a la utilización de biocarburantes, de hidrógeno y de oxígeno.

Volará por encima de la atmósfera, a unos 32 kilómetros del nivel del mar, frente a los 11 kilómetros de los vuelos comerciales actuales o los 18 del anterior supersónico. Esta particularidad le permitirá no contaminar la capa atmosférica y alcanzar la velocidad de hasta 5.000 kilómetros por hora.

El avión estará destinado a hombres de negocios y los precios de los billetes rondarán los 6.000 u 8.000 euros para un trayecto entre París y Nueva York, que efectuarán dos hora y media. (Con información de Cinco Días)