Fotorreportaje: Grupos de familias que habitan en las cercanías de la zona turística de Acapulco, Guerrero, se dedican desde hace varias generaciones a la pesca en las playas del lugar. Todos los días, desde las 7 de la mañana, los pescadores salen a las costas apoyados por un pequeño bote de motor y redes para atrapar lo que más tarde se convertirá en el sustento de esas familias. Tras extender sus redes en el agua, los pescadores esperan con los torsos y espaldas expuestos al sol, unos instantes para comenzar a tirar de ellas. En las redes caen los peces que más tarde serán vendidos a los turistas que pasean por la playa. Durante todo el año, pero especialmente en la época de la Cuaresma, ésta es una forma confiable que tiene los visitantes de Acapulco para encontrar pescado totalmente fresco a costos realmente bajos. Texto y fotos: Germán Espinosa. apr