Las calles de la ciudad de México, lucieron vacías, pero el Zócalo, restaurantes y cines se abarrotaron con fanáticos que siguieron a su equipo desde muy temprano.