La Organización Mundial de la Salud reclamó este miércoles a los fabricantes de vacunas contra el Covid-19 que mantengan sus precios bajos y asequibles, tras las informaciones de que dos productores aumentarían los precios que están cobrando a la Unión Europea (UE).

Pfizer/BioNTech y Moderna incrementarán los precios de sus inmunizantes basados en la tecnología de ARN mensajero porque las han adaptado a las nuevas variantes del virus, según informes.

Según el diario británico Financial Times, que pudo consultar un contrato concluido con la Unión Europea, el precio de la vacuna de Pfizer pasará de 15.50 euros (18.39 dólares) a 19.50 euros (23.14 dólares) la unidad y la de Moderna, de 19 (22.50 dólares) a 21.50 euros (25.50 dólares).

Mariangela Simao, asistente del director general de la OMS sobre el acceso a los medicamentos, las vacunas y productos farmacéuticos, dijo en una rueda de prensa este miércoles que "es muy importante que las empresas establezcan políticas de precios asequibles".

Simao indicó que tanto Pfizer como Moderna habían aumentado sus capacidades de producción, diversificado sus plantas y ampliado la eficiencia de su producción.

"En una situación normal de mercado, esto conduciría a un descenso de los precios y no a un aumento", señaló. "Tenemos un mercado en el que la demanda es muy alta en comparación con la producción", agregó.

"La OMS exige a las empresas que mantengan sus precios bajos y asequibles", recalcó.