Como parte de las medidas de seguridad sanitaria que presentó el gobierno federal de México se reconoció como prioridad, en la medida 1 inciso C, a los refugios y centros de atención para mujeres víctimas de violencia, así como de sus hijas e hijos; sin embargo, los encargados de estos espacios acusaron que no han recibido ayuda económica desde el año pasado, ni parte del recurso asignado para el 2020.

Este recurso que aparece en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020 en la partida presupuestal Subsidios para Refugios y Centros de Atención Externa de Refugios para Mujeres Víctimas de Violencia, con 405 millones de pesos, ahora se encuentra detenido por procesos administrativos, “los procesos burocráticos y administrativos no tendrían que estar por encima de los derechos de las mujeres y los infantes”, acusó Wendy Figueroa, directora de la Red Nacional de Refugios (RNR).

“No se ha liberado el presupuesto, está en Hacienda y nos parece preocupante que ante este índice de violencias el gobierno no libere el presupuesto para los refugios que seguimos operando. Las violencias no están en cuarentena, éstas continúan y se necesitan recursos para que se pueda proveer de todos los enseres de higiene personal que se requieren ante el Covid-19, pero también de traslado y todo lo que se requiere para seguir acompañando a las mujeres”, destacó.

Ante el incremento en las llamadas de auxilio, el trabajo de planeación, acompañamiento, refugio y protección de estos casos se ha visto rebasado, ya que uno solo conlleva el esfuerzo de, al menos, cuatro personas de la RNR.

“Tenemos un acercamiento diario, entre llamadas y mensajes que conjuntamos, en promedio al día de 160 y esto se incrementó; anteriormente, teníamos un promedio de 60 o 50 llamdas, ahora se incrementaron por lo que hemos tenido que ampliar la red de acompañamiento”, aseguró Figueroa en entrevista con El Economista.

“Hace dos semanas lanzamos la campaña Aislamiento con violencia, no estás sola y se han incrementado las llamadas significativamente, hemos hecho acompañamientos que me parecen maravillosos porque las mujeres empezaron a detectar que antes del aislamiento la violencia se presentaba los fines de semana, era un martirio, han llamado previniendo esta situación y hemos logrado hacer los planes de acompañamiento y de seguridad”, comentó Wendy Figueroa.

[email protected]