En México la literatura infantil es un campo incipiente. Vivimos un auge visible del mercado editorial para niños.

Sin embargo, hay pocos escritores mexicanos dedicados exclusivamente a los lectores más jóvenes. Alejandro Sandoval Ávila es uno de ellos y además es experto en gestión cultural, así que le pedimos que despejara nuestras dudas

¿Cómo se escribe para niños?

"Para niños hay que escribir de una manera que sea sencilla pero no simple. El lenguaje y la trama deben ser fáciles de seguir pero no bobos. La literatura para niños que se hace en México ha cambiado mucho en ese sentido. Antes todo era en diminutivos y tonterías. Creo que la literatura de Pancho Hinojosa es el parteaguas"

Francisco Hinojosa es con mucho el autor infantil por excelencia de México. Sus libros se editan con tiradas de 10,000 ejemplares para arriba, tiraje de peso completo en la industria editorial. Su novela "La peor señora del mundo", una fábula de humor ácido sobre una mujer sumamente desagradable, cumplió este año 18 años de haberse publicado. Como dice Sandoval Ávila, desde entonces los temas de la literatura infantil "se han enriquecido, se puede hablar de muerte, enfermedades, problemas familiares, la bulimia, todo eso".

Sin temas intocables.

Los niños de hoy aceptan todo tipo de historias. Éxitos como "Coraline" de Neil Gaiman o "Ghostgirl" de Tonya Hurley son libros difíciles y hasta siniestros. Los que siguen asustando son los adultos.

"Las editoriales apenas están abriéndose en ese sentido", dice Sandoval Ávila. "Por ejemplo, mi cuento 'Archibaldo', que es sobre un pollito que acaba convertido en mole tardó mucho en ser aceptado, decían que estaba muy violento. Hoy es uno de mis cuentos más exitosos".

En general los escritores mexicanos prefieren los temas realistas y cotidianos. ¿Por qué en México no vemos series fantásticas como Harry Potter o "El señor de los anillos"?

"Yo tengo una teoría, creo que tiene que ver con la mitología con la que crecieron los autores anglosajones (que son los que suelen hacer sagas fantásticas). En Inglaterra es parte de la educación de todos los días tener presentes elfos y seres fantásticos como los que usa J.K. Rowling para armar todo el mundo de Harry Potter. En México por supuesto están los mitos prehispánicos pero nos los enseñan de una manera muy solemne y poco divertida. Es difícil que un niño se acerque al Popol Vuh, por ejemplo, aunque sea fantástico y cuente grandes aventuras".

Por último, ¿se puede vivir exclusivamente de escribir para niños?

"Es muy difícil, aunque es le mercado editorial que más ha crecido en la última década. Por ejemplo, en mi caso calculo que para vivir de escribir tendría que tener alrededor de 20 títulos de venta continua y suficiente, porque en cuanto dejas de vender cierto número de ejemplares te descatalogan"