El artista plástico búlgaro Christo Vladimirov Javacheff, reconocido como uno de los más grandes referentes del land art, en el mundo, falleció este domingo a los 84 años en su casa de la ciudad de Nueva York por causas naturales. Con su fallecimiento, Christo cerró el ciclo de una de las parejas prolíficas del mundo del arte, reconocida como un solo ente artístico (Christo y Jeanne-Claude), misma que conformó con la creadora marroquí Jeanne-Claude Denat de Guillebon (fallecida en 2009), quienes se casaron en 1962 y fueron coautores de más de una docena de los trabajos monumentales más ambiciosos del land art.

La noticia del perecimiento fue difundida por el equipo de trabajo de Christo a través de las cuentas en redes sociales de la pareja: “Christo y Jeanne-Claude siempre han dejado en claro que sus obras de arte en progreso continuarán después de su muerte”, se anunció.

El artista dejó pendiente la culminación del “Proyecto para París”, para el que preveía envolver por completo el Arco del Triunfo de la capital francesa con 25,000 metros cuadrados de tela de polipropileno azul y 7,000 metros de cuerda roja, un cometido que sigue en pie y finalmente se verá concretado en octubre de 2021, después de casi 60 años de su planeación original.

La acción monumental será preludio de una exposición retrospectiva sobre el trabajo de Christo y Jeanne-Claude en el Centro Georges Pompidou y sucederá 35 años después de que ambos artistas envolvieran de la misma manera el Pont Neuf de la ciudad de las luces.

“Con gran conmoción e inmensa tristeza, nos enteramos de la desaparición de Christo con quien habíamos trabajado apasionadamente para la exposición "Christo y Jeanne-Claude, París". Se abrirá el 1 de julio y rendirá homenaje a su trabajo excepcional”, lamentó y confirmó el Pompidou esta tarde.

La última obra supervisada por Christo fue la instalación “Barrels and the Mastaba”, en 2018, el primer trabajo de gran escala de uno o ambos creadores en territorio inglés, donde el búlgaro ensambló una estructura poliédrica compuesta por 7,506 barriles flotantes sobre el lago Serpentine, en Hyde Park, Londres, en colaboración con la Serpentine Gallery.

Otra de las obras más emblemáticas de Christo y Jeanne-Claude fue “Surrounded Islands” (1983), en la que ambos hicieron rodear once islas en la Bahía Vizcaina, de Miami, con 603,850 metros cuadrado de polipropileno rosado, proveyendo a la región de un paisaje prácticamente inverosímil.

En junio de 1995, después de tres décadas de traumatología y política, la pareja pudo envolver el edificio del Reichstag, en Berlín, con más de 100,000 metros cuadrados de polipropileno, obra que pudo apreciarse por un par de semanas.

En 2016, con “Floating piers”, Christo logró que miles de personas pudieran caminar sobre el lago Iseo, en Lombardía, Italia, al hacer flotar 220,000 cubos de polietileno cubiertos con 100,000 metros cuadrados de tela amarilla, para formar tres kilómetros de un camino flotante. La obra fue planeada junto con Jeanne-Claude desde 1970.

En enero de 2005, la pareja dio arranque a su proyecto más extenso, “The gates”, con la instalación de 7,053 puertas de madera, una tras otra, en una extensión de 37 kilómetros serpenteando en Central Park.

En las últimas obras, Christo no dejó de dar el crédito a Jeanne-Claude por las instalaciones monumentales logradas, puesto que habían sido planeadas por la pareja y, como todas sus obras concluidas, tomaron años para poder concretarse, algunas después del fallecimiento de la artista.