La aclamada novelista británica Beryl Bainbridge murió este viernes a los 77 años.

Ed Wilson, de la agencia Johnson and Alcock, dijo que Bainbridge murió de cáncer en un hospital londinense el viernes por la madrugada.

Bainbridge nació en Liverpool, en el norte de Inglaterra. Su agente, y su información en ``Who's Who'', proporcionaron como su fecha de nacimiento el 21 de noviembre de 1934, pero documentos indican que de hecho nació a principios de 1933. La misma Bainbridge a veces decía que tenía problemas para recordar su cumpleaños, desde que mintió sobre su edad para poder viajar a Francia cuando jovencita, a escondidas de sus padres.

El espíritu tenaz de la ciudad de Liverpool se percibe en sus libros, una combinación de humor, tragedia y absurdo.

``Todos los libros que he escrito, incluso los históricos, vienen del lugar donde nací, los personajes se basan en mis padres y en las relaciones'', dijo una vez la autora.

Bainbridge publicó más de 15 novelas, entre ellas ``The Bottle Factory Outing'', ``According to Queeney'', ``Every Man for Himself'' _ambientada en el Titanic_ y ``Master Georgie''.

Fue cinco veces finalista del premio Booker y ganó dos veces el premio literario Whitbread.

La reina Isabel II la designó dama en 2000.

Kent Carroll, editora estadounidense de Bainbridge en Europa Editions, la llamó ``una maravilla, amable y generosa con un fino sentido del humor sobre el absurdo''.

Ampliamente franca, Bainbridge no fue nada sentimental respecto a las dificultades de la vida.

Cuando era una veinteañera intentó suicidarse, evento que luego dijo le daba vergüenza recordar.

``Al meter la cabeza en el horno, sí, creo que estaba tratando de llamar la atención'', dijo. ``Me siento terriblemente avergonzada. Fui un poco miserable. Cuando uno es joven uno tiene estos altibajos''.

Pese a su reputación de iconoclasta, Bainbridge estuvo encantada de que la reina Isabel II la nombrara dama en el 2000. El gobierno británico calificó su muerte como ``una pérdida terrible''.

``Por más de 40 años, ha sido reconocida con razón como una de las grandes del mundo, con una voz original y un espíritu tremendo'', dijo el ministro de Cultura Ed Vaizey.

Al momento de su deceso Bainbridge estaba trabajando en ``The Girl in the Polka-Dot Dress'', una novela ubicada en la época del asesinato de Robert F. Kennedy.

La escritora deja dos hijas y un hijo. En principio no se informaron los planes para su funeral.