Han sido días intensos en el mundo de las subastas de arte. Después de ventas emocionantes como la subasta de El grito de Edvard Munch y del Elvis Presley de Andy Warhol, ahora el turno le llega a México para tener su subasta espectacular.

Recorrer la sala de exposiciones de la casa de subastas Morton es impresionante. En estos días, especialmente. Todo está listo para la magna subasta de arte latinoamericano, una de las más importantes de la historia reciente. Suena grandilocuente decirlo así, pero recorriendo las obras que se someterán a puja este jueves, uno tiene la sensación de que está observando algo único, un museo miniatura donde el viaje va de la pintura del siglo XIX a obras vanguardistas del siglo XX y piezas contemporáneas difíciles de clasificar.

Por ponerlo en modo ilustrativo, en una de las paredes conviven marco con marco un paisaje de Siqueiros, dos obras tempranas de Rivera y un clásico de Tamayo. En otra esquina de la sala, un Macotela convive alegremente con una obra de Vicente Rojo. Dos esculturas de Leonora Carrington de un lado, del otro una de las legendarias sillas-mano de Pedro Friedeberg, allá un apunte para un mural de Juan O’Gorman, obras de los hermanos Coronel, de Santiago Carbonell, de Saturnino Herrán, González Camarena… Una selección simplemente espectacular. El catálogo mismo de la subasta es un bello documento que vale su precio ($300). Las fichas tienen fuentes históricas y anécdotas que hacen que uno acabe de enamorarse de las piezas.

La obra más cara es Paysage de le Piquey , un trabajo temprano de Diego Rivera. El estimado de la casa de subastas es que se vaya en, por lo menos, 7 millones de pesos. Paysage… es una obra en la que se notan las primeras influencias vanguardistas en la mano de Rivera, como explica Vivian Gorinstein, gerente de arte moderno de Morton. Cuando la pintó, Rivera ya había estudiado a las vanguardias en España y en París. (La obra) se exhibió en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 1931, por eso su gran valor .

Pero Paysage... no es el único descubrimiento de la subasta. Otro paisaje casi desconocido de Rivera llama las miradas. Se trata de Quai des Grands-Augustin, Paris , pintura tan temprana que no parece obra de Rivera: fue realizada en 1909; no desmiente su influencia impresionista.

Gorinstein le explica a esta reportera que la obra ha sido completamente verificada por un experto en la obra de Rivera. Ésta es una oportunidad única para comprar obras de Diego Rivera. Nos gustaría mucho que se acercaran fundaciones, instituciones y museos, así como los coleccionistas individuales, inclusive los primeros coleccionistas .

¿Qué obra recomendaría para ?los primeros coleccionistas?

Nosotros decimos que se debe comprar la obra que conquiste, que le rompa el corazón. Tenemos obras de la Escuela Mexicana de Pintura, de los grandes maestros oaxaqueños, hasta artistas contemporáneos como Yampier Sardina, Hugo Lugo y un par de piezas de los últimos años de Leonora Carrington .

¿Cómo fue el proceso para lograr esta subasta?

Esta subasta en particular se llevó alrededor de seis meses para completarse, pero el trabajo que hemos hecho con el arte latinoamericano lleva ya cinco años de subastas. Tenemos ya una reputación que nos permite reunir obras de esta importancia, se acercan a nosotros coleccionistas importantes que quieren consignar sus piezas .

La subasta se realizará este jueves 17 en la sala de subastas de Morton. Morton está invitando a todo entusiasta del arte, inclusive a aquellos que no puedan pagar los exorbitantes precios de las piezas.

  • Sala de subastas?de la Casa Morton
  • Dirección: Club ?Naval Norte, salón Candiles. Fernando Alencastre 310, ?Lomas Virreyes.
  • Fecha: Jueves 17 de mayo, 7 de la noche.