La emergencia continúa: han pasado casi 72 horas del temblor de magnitud 7.1 que golpeó severamente la capital del país, pero también dejo devastación en Morelos, entidad más cercana al epicentro del movimiento.